Cobra, el brazo fuerte de la ley (1986)


Stallone
ha vuelto, pero antes de que este bastardo actor se pusiera bótox hasta en las ensaladas y se tomara unos merecidos años sabáticos, nos regaló varias joyitas del séptimo arte y unos cuantos personajes para no olvidar. Cobra puede que no sea el mejor, ni tampoco el más duro, pero seguro que sí es el más macarra. Los chicos de Quesito Rosa nos montamos un tentempié a base de palomitas rancias y barritas energéticas, nos pusimos cómodos en el sofá, dejamos nuestras neuronas en animación suspendida, y vimos la terrible, terrible película…

Otra de la Cannon Group. Empieza con el nombre de Sylvester Stallone en rojo sangre mientras oímos unos tambores de guerra que parecen salidos del mismísimo infierno. Lo primero que aparece en pantalla es el pistolón de Cobra que apunta y dispara al espectador. La pantalla se enrojece con la sangre del público y aparece el título: ¡COBRA!


La ciudad parece tranquila, los pájaros cantan y los niños juegan. Llega un motorista, aparca en el puesto de minusválidos (se confirma, ¡es el malo!). Entra en un súper, no le gusta la oferta del día y se lía a disparos. La poli acordona la zona mientras las aves emigran, pero como ciento cincuenta policías no pueden controlar a un maníaco, llaman a Cobra, que debía estar por la zona porque llega en un santiamén. El horizonte y un cámara se reflejan en sus gafas de sol, que crearon escuela. Mordisquea una cerilla, lleva guantes de cuero negro (que ya avisamos que no se quitará ni para ir al lavabo) y pantalones ajustados por debajo de las axilas.

Cobra se cuela en el súper sin más problemas, rodeado de propaganda de Pepsi. El malo le dispara mientras Cobra decide tomarse un respiro y beberse una cerveza. Cobra hace justicia, lo apuñala (¡toma!) y luego lo dispara seis veces: “el crimen es una plaga y él es el remedio”. Más chulo que un ocho sale y se enfrenta a la prensa. Es parco en palabras. Coge a un periodista por la solapa y le restriega una de las víctimas por la cara.

Cambiamos de tercio, playa y música ligera. Cobra se enfrenta a unos hispanos por una plaza de aparcamiento: “Es malo para tu salud”, “¿El qué?”, “Yo”. Acto seguido le rompe la camisa y le dice: “Vístete bien”. Otro anuncio de Pepsi. Cobra llega a su casa, enciende la tele y se quita las gafas de sol por primera vez.


En otro punto de la ciudad, aparece en escena Brigitte Nielsen, que pilla a los malos in fraganti liándose a hachazos con una chica. Consigue huir pero los malos se quedan con su matrícula. La Nielsen resulta ser una modelo a la que encontramos en el siguiente plano en una sesión fotográfica haciendo monerías a la cámara rodeada de Robots (la moda de los ochenta era francamente cruel). ¡Se apagan las luces! ¡Música de tensión! Los malos la acechan, empuñando hachas. Antes de intentar cargársela le mojan la camiseta (casualidades de la vida), pero logra esconderse y salva el pellejo.

Deciden ponerla en protección de testigos y le asignan a Cobra para su seguridad. Su vida corre más riesgo que nunca. El malo afila un cuchillo y lo prueba en su brazo. ¡Qué malvado! Se tiñe el pelo con Grecian 2000 y va al hospital a por la Nielsen. Sus compinches también van a por Cobra. Mala idea. Mueren todos. Cobra se huele el pastel y corre hacia el hospital, donde la Nielsen está en el baño escondida del malo, que atraviesa la puerta con su cuchillo (homenaje/plagio, llámenlo como quieran, de “El Resplandor”). La prota se salva, llega Cobra y se abrazan.

En comisaría Cobra se lleva otra bronca, pero él sospecha que hay alguien de la poli metido en el ajo. Él es el más listo, los demás polis son todos tontos. Cobra se lleva a la Nielsen en su coche y nada más girar una esquina ya empieza una persecución por toda la ciudad, disparos, trombos, conducción marcha atrás y demás piruetas. Cobra mira mal la furgoneta que los persigue y explota. Cambian las tornas y ahora es Cobra el que empieza a perseguir a los malos, que al final consiguen huir.


Cobra tiene un plan. Sube la música. Se lleva a la Nielsen de viaje y paran en un restaurante, donde Cobra se suelta un poco e incluso hace una broma. Con gran expresividad, Cobra se sorprende de la cantidad de ketchup que ella se pone en la comida. Se están haciendo amigos, es la calma antes de la tormenta.

Ya en un motel, Cobra hace inventario: granadas, metralletas y lo que haga falta. Mientras tanto la Nielsen no puede dormir, tiene picores uterinos, le pide a Cobra que se acerque y suena una melodía lenta. Aquí hay tema. Al siguiente plano ya se están comiendo la boca, el veneno de Cobra hace su efecto. Stallone saca la cobra. La chica no podía dormir, pero ahora lo hace plácidamente. Cobra, por el contrario, no descansa jamás.


Los malos llegan motorizados al motel. Empiezan los disparos, cada bala de Cobra se “cobra” una vida. Cristales rotos, puertas atravesadas, choques de motos, explosiones, compañero muerto, persecuciones… Cobra se refugia con la Nielsen en una fundición cercana. ¡Esto promete! Uno a uno los malos la van palmando: disparados, quemados, volatilizados… Parece como si Cobra conociera la fundición como la palma de su mano. Al final solo quedan en pie Cobra y el malo de mandíbula prominente, sudorosos y con ganas de bronca. Duelo final a cuchillo y cadenas, músculo contra músculo, hombre contra hombre, en una fundición donde no hay ni un alma, pero donde todo está en funcionamiento. El malo termina colgado en un gancho a lo Matanza de Texas y Cobra lo asa como a un pavo.

Cuando Cobra ha acabado con todos, el resto de los polis deciden dejarse caer por allí. Todavía le queda leña para repartir a uno de sus superiores que cuestiona sus métodos de trabajo (si es que se lo estaba buscando). Cobra le pega un puñetazo, se agencia la amoto de uno de los malos, pilla a la chica y se aleja entre las letras de crédito. Cobra está por encima de la Ley.


THE END.


14 piquitos de oro:

Boca dijo...

Parece una película excelente. Aunque el título me recuerda a otro de un tal... Torrente.

Estoy de coña, claro, la de Torrente es mucho, mucho, mucho mejor.

saludos.

redrum dijo...

¡¡¡Peliculaza!!! Historia viva del celuloide! No hay duda!!!

¡1 saludo!

Möbius el Crononauta dijo...

Stallone, Brigitte, mazas, martillos... creo que fue Stallone quien dijo de la hermana de Steven Seagal que era dos animales a la vez...

Clasicazo 80s sin par. El par lo puso después la Nielsen. Saludos

Dr. Quatermass dijo...

Como estará el cine actual que Cobra y Conan (que yo he revisado recientemente y tenéis la crítica en el blog) nos parecen buenas películas. Hombre lo que está claro es que Arnie/Sly les ganan por goleada en cuanto a carisma a esas nenazas de Vin Diesel y el tio de los infumables Transporters. Caspa de calité.
Saludos!

Ángel Raúl dijo...

En estos tiempos de crisis la actual hornada de "Cobradores del Frac" deberían aprender de semejante reparto de ostias y tiros. Eso es lo se que COBRA y lo demás son blandenguerías..jejeje..

Vivan los ochenta y la Bruja Avería.

Fantomas dijo...

"Cobra" forma parte de esos placeres culpables que todos tenemos. De todas maneras resulta ser mejor que las películas en las que ha trabajado Stallone en el último tiempo.

Saludos.

ElRinconDelTaradete dijo...

Sera todo lo mala que querais pero cada vez que la podeis ver lo haceis... Me encanta Cobra y me encanta Stallone.La banda sonora tambien es muy buena.

Sesión Golfa dijo...

Jajaja. Qué recuerdos... Un saludo, amigo.

darkerr dijo...

Clasicazo que siempre divierte, no hay duda.

javier dijo...

viva la Cannon Group, vivan Mario Kassar y Andrew Vajna (los treintañeros saben de lo que hablo), vivan Stallone, Shwarzzenager, Chuck Norris, Steven Seagal, vivan los ochenta y viva el Quesito Rosa, que me descojono leyendolo en el curro.

Cobretti dijo...

Soy un ochentero empedernido y he de reconocer que en mi vida hay un antes y un despues de esta peli. Desde que la vi solo para dormir me quito mis ray-ban, las autenticas, tuve que comprar dos modelos para cambiar las patillas que llevaban las negra con arco y cristales de espejo por las de cola de raton de otro modelo, para asi tener las exactas que salen en la pelicula. Voy por la vida igual de chulo que el Stallone en Cobra. La veo de 2 a 3 veces al mes, en mi coche la banda sonora a toda hostia, o sea el autentico Cobra-way-of-life y francamente de va de escandalo, asi que ya sabeis lo que os queda por hacer para que os vaya igual de bien como a mi.
"Aqui acaba la ley y empiezo yo..."

Anónimo dijo...

Cobretti pienso lo mismo que tú, solo k yo compré hasta tres gafas. bueno, me gustaría tener k aún no he conseguido es la banda sonora, si me la pudieras mandar de alguna forma por favor hazlo... escríbeme a danny70@hotmail.es, te lo agradecería mucho... gracias y viva Cobretti y Stallone por siempre...

Anónimo dijo...

DEFINITIVAMENTE UNA MUY BUENA PELICULA

Anónimo dijo...

esta es sin dudas una de las mejores de stallone y del cine de accion en general, no como las peliculas de hoy que tienen un monton de niños lindos como vin diesel o el rubio que lo acompaña en rapido y furioso, o la roca jonhson ya no hay hombres como sly.

Publicar un comentario

Mientras tanto, en Twitter...

Free counter and web stats