Despedidas (2008)

Vida y muerte al estilo nipón

En algunas ocasiones, la Academia de Hollywood premia con el Oscar a la mejor película de habla no inglesa a películas poco conocidas en el ámbito internacional y en otras a películas que han logrado una gran aceptación tanto de crítica como de público, como ocurrió en 2004 y en 2007, con la canadiense Las invasiones bárbaras y la alemana La vida de los otros. Este año el galardón le ha tocado a una de esas películas que nadie esperaba, la japonesa Despedidas, de Yojiro Takita, en vez de Vals con Bashir o La clase, que también estaban nominadas. Una amplia parte de la crítica ha alabado las buenas intenciones del director de mezclar drama y humor con un tema tan trágico como la muerte, aunque el halago no haya sido correspondido por un servidor.

La historia empieza en Tokio donde un joven violonchelista llamado Daigo pierde su trabajo en una orquesta por el poco público que acude a los conciertos. Debido al alto coste que le supone el pago de ese buen instrumento, decide venderlo y volverse a su lugar de origen. Allí le acompañará su novia y deberá encontrar un trabajo para intentar encauzar su vida. Le llama la atención un anuncio de un periódico creyendo que es una agencia de viajes pero no es otra cosa que el trabajo en una funeraria bastante especial, en la que sólo hay una secretaria y el mismo jefe, y donde preparan a los muertos antes de meterlos al ataúd. Cogiendo el trabajo con una cierta desconfianza, Daigo descubrirá algo nuevo gracias a las explicaciones de su mentor ante la preparación del ritual.

Con estos alicientes parece que estamos ante una historia por lo menos curiosa y que si hubiera ido por otros derroteros hasta podría haber sido una película para recordar, pero señores, no es este el caso. El director ha preferido hacer una rara mezcla de drama con toques de humor al estilo japonés, algo que trastoca en varias escenas de la película. Si a esto le añadimos las caras exageradas del actor protagonista junto con la sonriente y feliz novia, nos parece estar por momentos en un cómic manga. Lo mejor de todo es que los gags en los que aparentemente se intenta infundir algo de gracia ante algo tan inminente como la muerte, no hacen más que reiterar mi posición ante algo tan obvio como el deseo de que la historia hubiese sido más creíble yendo por un sólo camino. Aunque mientras va avanzando la trama el humor se va disipando por completo para pasar a un melodrama de los que intentan dejar huella, manipulando emocionalmente al espectador. El menosprecio de su novia y de la familia de Daigo ante su nuevo oficio junto con su infancia triste al haber sido abandonado por su padre serán los elementos más utilizados por el director.

Lo único que se podría destacar es el hipnótico ritual que llevan a cabo con los difuntos, junto con el bello tema central de la banda sonora y la construcción del personaje del jefe de la funeraria. Por lo demás, estamos ante una película que hacia el final busca demasiado la compasión del espectador, la lágrima fácil, algo que debió conmover al jurado de Hollywood.

"Previsible en algunos aspectos y emocionalmente manipuladora, con un humor forzado y caricaturesco, sobre todo por las caras de su protagonista"



Leer critica Despedidas (Okuribito) en Muchocine.net

1 piquitos de oro:

Gemini dijo...

No la he visto, pero espero que no sea otro fiasco como la encumbrada 'Still walking'. No estaba mal para verla en tu casa un día aburrida a las 3 de la tarde en sofá, pero ahí a darle un premio... No es que sea mi tipo de película preferida. Un saludo!

Publicar un comentario

Mientras tanto, en Twitter...

Free counter and web stats