Ángeles y demonios (2009)

Con la iglesia hemos topado.

Buenos días, soy el jefe Dreyfus. Verán, hubo un tiempo en que, en Hollywood, para hacer una película que funcionara bien en taquilla se necesitaba un buen guión. Hoy en día, al parecer, lo único que se necesita es un Best-Seller que haya vendido un huevo y medio de ejemplares, para asegurarse bien el tanto. Un nuevo ejemplo de ello, es: Ángeles y demonios... ¡Empezamos!

Vamos con la trama. La historia empieza con la muerte del Papa y el consabido proceso para encontrar su sustituto en el cargo, que pasa por el cónclave, el Camerlengo, la fumata blanca y demás parafernalia. Pero, resulta que, en pleno proceso, y ante la expectación de medio mundo por saber quien será el elegido, resulta que una secta conocida con el nombre de Illuminati (que al parecer están más cercanos a la ciencia que a lo divino) han puesto una bomba antimateria (si, si, como suena) en el mismísimo Vaticano, que detonará en un plazo de veinticuatro horas. Además, la gente ésta, como no tiene suficiente con lo de la bomba, ha secuestrado a los cuatro Cardenales que arrancaban primeros en las apuestas para convertirse en Papa y han amenazado con cargárselos uno a uno, cada hora, a partir de las ocho de la tarde (al parecer cargárselos con la bomba antimateria que habían colocado en el Vaticano no resultaba suficientemente plástico). Pero los Illuminati, que en el fondo no son tan malos, han ido dejando pistas para que la iglesia pueda dar con el paradero de los Cardenales secuestrados (no vaya a ser que su plan tenga éxito y consigan sus objetivos). Pues eso, que como la cosa está jodida, la Iglesia Católica tendrá que pedir ayuda a un especialista en simbología, con el que tuvieron algún que otro encontronazo en el pasado y que, como son las cosas, resulta que, además, es un experto en Illuminatis: Robert Langdon. ¿Les suena el nombre? Pues efectivamente, era el prota de El código DaVinci, que regresa en una nueva aventura aunque, gracias a Dios, en esta ocasión ha optado por arreglarse el pelo y alejarse de las horrorosas greñas que lucía en la anterior entrega. Amen.

Y, como todo vuelve, también vuelve el equipo que se encargó de El Código DaVinci, con el director Ron Howard a la cabeza, un tipo sin apenas personalidad en su dirección (pese a sus numerosos éxitos de taquilla) que, no obstante, el año pasado dirigió la muy interesante Frost contra Nixon. Además repite como protagonista el actor Tom Hanks (que anteriormente ya había trabajado en varias ocasiones a las órdenes de Ron Howard), aunque, en esta ocasión, le han cambiado la partenere femenina, pasando de Audrey Tatou a Ayelet Zurer (ni idea, al parecer aparecía brevemente en Munich, pero poco más se de ella). Sin duda alguna el bueno de Tom ha perdido con el cambio. Además, añadan un actor de renombre más en el reparto, pues en el papel de Camerlengo (el que encierra a los Cardenales para que debatan sobre quien será el nuevo Papa) encontramos a Ewan McGregor, quien, a pesar de haber intervenido en numerosas películas, todos le recordamos por ser el yonki de Trainspotting y el Obi Wan de la nueva trilogía galáctica.

Bien, a continuación, si me permiten, empezaré contando las virtudes de la película: no me dormí. Y no lo hice porque la peli tiene un ritmo bastante alto, a pesar de sus más de dos horas de duración, en la que se van encadenando las situaciones límite, contadas con el, habitual, toque impersonal de Ron Howard, donde, al igual que su antecesora, invierten las tornas y convierten en héroe a un erudito sabelotodo en lugar de al típico hombre/músculo que nos tienen acostumbrados. Comparándola con El Código DaVinci, se podría decir que Ángeles y demonios es mejor película, pero con un peor guión. Y es, justamente aquí, donde voy a empezar mi, elaborado, proceso de rajada: la peli es una memez. Si amigos, y lo es porque la trama es muy mala y no se sostiene por ningún lado, construida sobre el típico: prota tiene que ir pista tras pista hasta encontrar su objetivo final, aunque, en esta entrega, algunas de las deducciones, de Robert Langdon, no se pueden coger ni con pinzas (vaya, la mano de esa escultura señala hacia el Oeste, umm, seguro que la siguiente pista se encuentra en esa dirección... to-ca-me-la). Y luego está lo del malo, que no es que se vea venir a la legua de quien se trata, no, que va, lo que pasa es que sólo le falta llevar un cartelito colgando del cuello que diga: “soy el malo de la función” para lograr que todavía nos quede más claro. Además, algunas de las situaciones resultan irrisorias (¿una bomba antimateria en el Vaticano? ¿Y porque no una bomba atómica?¿Y porque no una morsa radioactiva?¿Y porque no un Predator?) y, confieso, que en algún momento de los llamados “de máxima tensión” se me escapó alguna risa maliciosa.

Resumiendo: La película acaba resultando bastante más entretenida que El Código DaVinci (el listón no estaba muy alto que digamos), a pesar de contarnos una historia mucho más estúpida.



Leer critica Ángeles y demonios en Muchocine.net


8 piquitos de oro:

Mermelada Estrafalaria dijo...

Estuvo buena peeeeeero... no genial, me gustó mas la primera jaja
era increible ver a Obi-wan vestido de sacerdote, no le queda!

Marc dijo...

Lo bueno de las novelas de Dan Brown adpatadas al cine, es que en lugar del habitual debate entre si es mejor el libro o la peli, podemos discutir cual es el monton de mierda más grande, si el libro o la peli.

Fantomas dijo...

A mi me gustó la novela y la película. Concuerdo con que esta cinta es superior al "Código Da Vinci".

Saludos.

Jorge - cinenovedades dijo...

A decir verdad, me han gustado las dos pelis, tanto "El Código Da Vinci" como "Angeles y Demonios". Creo, inclusive que "El Código Da Vinci" es en líneas generales mejor película. Lo que pasa es que en "Angeles y Demonios" se optó por tener un guión más simple y dedicarle muchísimo más tiempo al entretenimiento de suspenso y acción, y creo que se ha logrado con creces. Sobre el apartado técnico nada que objetar, todo fue muy bien hecho.
Saludos!

Cinemagnificus dijo...

¡Madre mía!!!!!!!!! ¡Soy el antiguo fotologuero /cinemagnific y uno de los miembros de /bastard_movies (Bartolo Sáenz de Heredia) y me alegra muchísimo encontraros! Ahora mismo empiezo a seguir a los Quesitos Rosas, los críticos que más me han hecho de reir en mucho tiempo :D

albertaco dijo...

Ke sorpresa de Blog...está basnte bn...jejeje ke raro ke lo haya descubierto a raiz de un trailer...espero ke te pases muxo por mi blog...y azuloscurocasinegro..me pareción un film encantador....con unas interpretaciones increibles Quim gutierrez, marta etura, antonio de la torre, rául arévalo, manuel morón, ana wagener, hector colome....y un guion fantastico...todo un acierto para ser una opera prima..saludos

robgordon dijo...

Angeles y demonios está a años luz de El Código da vinci, lo que tampoco es mucho decir.

Esta es igual de tonta que la anterior, solo que tiene un sentido del espectáculo muy alto y garantiza un par de horas de buen entretenimiento.

Hace dos meses que la vi y ya la he olvidado. Solo se que lo pasé bien viendola, que no es poco.

Saludos jefe!

Möbius el Crononauta dijo...

Sí, que alguien envíe un Predator a casa de Dan Brown

Publicar un comentario

Mientras tanto, en Twitter...

Free counter and web stats