Hearts of Darkness: a filmmaker's Apocalypse (1991)

Elprimerhombre vio hace tiempo Apocalypse Now (1979) de Francis Ford Coppola, una película, que según recuerda, le pareció un poco plomo, aunque eso sí, muy bien dirigida. Quizá si la viera ahora cambiaría de opinión, pero en esta ocasión voy a dedicar parte de mi tiempo a comentar Hearts of Darkness: a filmmaker's Apocalypse, el interesante documental escrito por Fax Bahr y George Hickenlooper, dirigido por ambos junto con la esposa de Coppola, Eleanor, que también hace de narradora, aportando mucho material en el que se percibe el horror que fue para el señor F.F.Coppola el rodaje de este film, para muchos de culto.

Esta no era la primera vez que alguien se interesaba en adaptar en parte la historia de Joseph Conrad, El corazón de las tinieblas. Orson Welles tuvo la intención de trasladarla a la gran pantalla en 1939, siendo más listo que Coppola, ya que vio que seguramente se pasaría del presupuesto fijado, abandonándola cuando estaba en la pre-producción (tres años después estrenaría su aclamada ópera prima, Ciudadano Kane). Para Coppola todo comenzó en 1969, cuando fundó la compañía American Zoetrope, siendo uno de sus primeros proyectos Apocalypse Now. John Milius iba a ser el guionista y George Lucas iba a dirigirla, rodando en el mismo Vietnam en plena guerra, cosa que a ningún estudio le hacía ninguna gracia, negándose a poner dinero para su realización, provocando de esta manera que el proyecto fuese pospuesto para otra ocasión. Fue entonces cuando Coppola realizó las dos partes de El Padrino que le aportaron ocho Oscars de la Academia y varios millones de dólares. En 1975, con bastante dinero y popularidad, Francis volvió al proyecto de Apocalypse Now con Zoetrope, para esta vez dirigirla él mismo y no dejarla hasta no lograr su objetivo, poniendo sus bienes personales como garantía.

En el primer día de rodaje, a inicios de 1976, todos estaban entusiasmados, pero cuando se acabó de rodar en la primera semana, visionando con los editores lo filmado hasta entonces, Coppola decidió prescindir de Harvey Keitel, que hacía el papel del capitán Willard, sustituyéndolo por Martin Sheen. Eso acarreaba una gran pérdida de dinero y tener que volver a rodar todo lo hecho hasta entonces. A partir de aquí las cosas se fueron complicando aún más, como en la quinta semana de rodaje. Aunque el presidente filipino, Ferdinand Marcos, había dado su aprobación para rodar la película en las islas Luzon (Filipinas), a causa de una guerra civil que se estaba produciendo al sur del país, los pilotos eran cambiados diariamente por otros que no habían participado en los ensayos, hechando a perder muchas veces tomas bastante caras, como la escena de los helicópteros que atacan a una aldea, con la música de la marcha de La Valquiria de Richard Wagner de fondo. Y en mitad de una escena, cinco helicópteros que participaban en ella recibieron órdenes de oficiales que vigilaban el rodaje para dirigirse a una zona donde se creía que estaban los rebeldes, sacando de quicio al mismo Coppola.

A todo esto, empezaron también los problemas con Marlon Brando, que interpretaba a Kurtz, el coronel que parece haber perdido el juicio y al que tiene la misión de matar el mismo Willard. Brando, que aún no se había incorporado al rodaje por el retraso de la filmación, no tenía la intención de esperar tanto tiempo para rodar sus escenas y Coppola se enfureció bastante por la impertinencia de este, llegando a declarar a su abogado que sus intenciones eran acabar el film cuando fuese posible, con Brando o sin él, sino ya probaría con otros actores como Redford, de Niro, Pacino o Jack Nicholson. Y para más inri, empezaron a producirse lluvias torrenciales provocadas por un tifón que causaron terribles daños en los decorados, lo que causó un parón de dos meses del rodaje de la película, volviendo todos a sus casas, sin dejar Coppola de pensar en lo que estaba haciendo o lo que realmente no estaba consiguiendo.

Coppola veía que sus intenciones para la película no conectaban con el guión de John Milius y quería retomar su idea original, intentando encauzar todo hacia un final que parecía inalcanzable, sobre todo por el avance del proceso tan lento como problemático. Francis estuvo por momentos rozando la locura, gritando que nunca acabaría el film o que no iba a ser una buena película, que le pondrían un cero, y que estaba a punto de pegarse un tiro. Y no es para menos. Los pormenores que pasó durante el rodaje eran tan extensivos que hasta tenía problemas con algunos actores a la hora de aprenderse el guión. Uno de ellos era Dennis Hopper, que siempre iba drogado y nunca se leía los diálogos y llegaba al rodaje sin habérselos aprendido. Aunque casi todos los actores se drogaban o iban siempre fumados, hasta un jovencísimo Laurence Fishburne (Morfeo en Matrix). Martin Sheen rodó totalmente borracho la escena en la que está él solo en la habitación (ese día cumplía 36 años), haciéndose una herida en un pulgar de una mano a causa de un puñetazo en un espejo. Al acabar la escena, dos hombres se lo llevaron sangrando y casi desmayado. Poco después sufrió un ataque al corazón y hasta un sacerdote le administró la extremaunción. Estuvo bastante tiempo en recuperación, obligando a Coppola a filmar escenas secundarias para aprovechar el tiempo. Y el mismo Brando, que por fin llegó al rodaje y bastante gordo, cuestionaba sus frases y su propio personaje a Coppola, sin estar de acuerdo con el enfoque que debía de dar al personaje de Kurtz, costando un dineral para la producción de la película por cada minuto que pasaba estando allí. Hablaron días enteros sobre el tema, sin haberse leído el señor Brando la novela de Conrad, algo que le había pedido Coppola ya como un favor. Las mismas preguntas que le hacía Brando reflejaban que no tenía ni idea de qué iba la historia.

Por todo lo comentado hasta ahora ya vale la pena ver este completo documental en el que se puede palpar la difícil tarea de un director de conseguir ver plasmado todo el trabajo realizado en 238 días de rodaje, más el tiempo de preproducción y postproducción. Un viaje a lo más profundo de su ser en el que vemos a Coppola sin parar de escribir en su máquina y oímos conversaciones y fuertes palabras grabadas por su mujer sin que él supiera nada. También encontramos escenas eliminadas, bellos paisajes del lugar y el modo de vida de algunos nativos sacrificando a animales. Como curiosidad, todos los actores de la película hablan también de lo vivido en el rodaje, salvo Brando, claro, que sería intocable.

Acabo con lo que dijo Coppola en el Festival de Cannes en 1979, donde recibió la Palma de Oro: "Mi película no es sobre Vietnam. Es Vietnam. Así es como fue en realidad. Una locura. Y nuestra forma de hacerlo se parece mucho al comportamiento que tuvimos en Vietnam. Estábamos en medio de la jungla. Eramos demasiados, teníamos acceso a demasiado dinero, y poco a poco fuimos perdiendo el juicio".

En definitiva, un recomendable documental que nos da una completa información de lo que ocurrió en el terrible rodaje de Apocalypse Now, involucrando al espectador a un viaje al interior del mismísimo Francis Ford Coppola.

Un saludo!




Leer critica Hearts of darkness: a filmmaker's apocalypse en Muchocine.net

9 piquitos de oro:

MarioBava dijo...

Enorabuena por tu critica, esto tengo que visonarlo en cuanto pueda....Gracias tio....

Jose

Möbius el Crononauta dijo...

Imprescindible

El Confesor dijo...

A esta la tengo ganas desde hace mucho tiempo, y leer la crítica a hecho crecer mis ganas de verla. Yo los documentales que he visto sobre "Appocalypsis Now" son muy lights.

Machete dijo...

Ya me lo recomendaron hace tiempo, tildandolo de tan "desgraciao" como el de Lost in la Mancha de T.Gilliam, pero la versión de la peli que vi fue la Redux y se me hizó tan plomiza que me da pereza verlo.

Anchiano dijo...

Yo he visto "Lost in la Mancha" y tambien es muy, pero que muy recomendable. Es conveniente que la gente se percate de que sacar adelante una película, no es tarea nada fácil, sujeta a mil y una circunstancias que puede desbaratar todo lo previsto con anterioridad. Esta me la voy a apuntar, que no la he visto :D

Un saludo.

dorothy dijo...

Dicen que el rodaje fue una auténtica pesadilla.
Por cierto, ya sé que este es un blog sobre cine pero, si queréis, os invito a seguir un meme sobre libros (podeis ver las reglas en mi blog)
Gracias!

Carlos Serrano dijo...

Para los interesados en el tema recomiendo un libro muy bueno: MOTEROS TRANQUILOS, TOROS SALVAJES de Peter Biskind. Ahi encontrareis todo tipo de información y suculentas anécdotas sobre el cine americano de los 70's con especial hincapie en mitos como Coppola, Scorsese y demás. Interesante sobre todo porque en el libro se cuentan cosas más en profundidad y más polémicas que lo que suele aparecer en un documental.

Igor Von Slaughterstein dijo...

Totamente de acuerdo en todo. Un documental buenísimo y que todo el mundo debería ver, sea fan de "Apocalypse Now" o no. Bestial como un rodaje puede hacer que varias personas cuerdas estén a punto de volverse zumbados perdidos.

Saludos!!

Sesión Golfa dijo...

Parece realmente interesante. Saludos.

Publicar un comentario

Mientras tanto, en Twitter...

Free counter and web stats