Hierro 3 (Bin-jip, 2004)

Elprimerhombre ha visto Hierro 3 (bin-jip, que significa "hogares vacíos"), de Kim ki-duk, otra película que nos demuestra que el cine de este director no es para todo tipo de público.

La historia viene a ser una más de las ocurrencias un tanto cansinas del señor Ki-duk, que con gran fuerza visual y con una dirección más que aceptable nos cuenta una trama que se acerca más a lo onírico que a lo real. Esta vez el protagonista es un chico motorista que se dedica a colgar propaganda en las puertas de las casas para que después de un tiempo relativo, más bien corto, volver a ellas y observar si alguna persiste aún, queriendo decir (de manera absurda) que en ese preciso momento no habita nadie en ellas. De esta manera, el chico entra en los hogares donde se dedica a estar un día o dos, duchándose y lavando la ropa (¡a mano!) y regando las plantas de los propietarios (no hay que portarse tan mal), comprobando los contestadores por si hay grabado algún mensaje que demuestre que los inquilinos no van a volver en cierto tiempo. A raíz de esta atípica manera de vivir, dado que es obvio que este plan alguna vez le tiene que fallar, en uno de los hogares se encuentra a una chica a la que su pareja le ha pegado una paliza y con la que tendrá una relación íntima, muy a nuestro pesar.

Planteado el argumento, habría que comentar muchas cosas referidas a la historia que nos cuenta el señor Ki-duk. Como bien tiene acostumbrado al espectador, es muy interesante su manera de enfocar las escenas, sobre todo en sus inicios. Con una soltura sorprendente con la cámara y una forma de resumir las situaciones con pocos planos, este peculiar director intenta contar un tipo de cine bastante especial, con personajes atípicos y tramas que no se suelen ver en casi ninguna otra película. Hasta ahí está claro que hay mucho arte en su cine y que la capacidad de atracción de sus películas se basa en la fuerza visual de sus imágenes. Nadie me va a llevar la contraria de que Primavera, verano, otoño, invierno...y primavera (2003) o La Isla (2000) son dos claros ejemplos de films con bellísimos planos, y en el caso de la segunda hasta de planos contundentes que sorprenden al espectador. Sin embargo, las originales historias y las bellas imágenes no suelen ser suficientes para que el espectador se sienta motivado durante todo el largometraje. Si lo absurdo hace presencia, como ocurre en esta película, todo resulta ser un juego poco atrayente y hasta ridículo.


Me parece correcto, si está bien utilizado, que en su manera de hacer cine predomine el silencio entre sus personajes y no haya casi sitio para los diálogos, lo malo es que esto conlleva a aumentar el interés del espectador de alguna otra forma. Y en esta película, los pocos diálogos que hay son lo más irrisorio de la historia, con poca gracia y hasta consiguiendo soltar la risa del espectador (en una escena me reí a carcajadas). Y no creo que el humor de Kim ki-duk llegue a tal extremo. Toda la relación entre la pareja protagonista, dos perdidos que siguen con el absurdo método de vida del chico, provoca en ciertos espectadores un aburrimiento inevitable provocado por las miradas y gestos entre ellos que sin saber por qué no saben articular palabra alguna (hasta ella demuestra su amor poniendo su pie izquierdo encima del pie derecho de él, véase la foto anterior). Muchos dirán que es una manera de contar las historias muy original y que parte de una visión de la vida un tanto espiritual, alimentando el alma de una manera especial, pero hablemos alto y claro, no puede ser que durante una hora y pico se pueda aguantar esta historia. A partir de los veinte minutos se pregunta uno a dónde irá a parar todo lo que está viendo. Y en ningún momento se espera el espectador lo que el señor Kim-ki duk le reserva para la media hora final, totalmente un cambio en el giro de la historia que finaliza en un eficaz y bello final pero que no convence por todo su anterior planteamiento.


Lo más destacable de este director es que nunca estudió cine y empezó su carrera a la edad de 33 años como guionista y director, y con esta película logró el premio al mejor director en Venecia.

Con la excusa de su frase final en las letras de crédito, Kim ki-duk parece querer explicar el desarrollo de su historia: "Es difícil saber si el mundo en que vivimos es sueño o realidad". Ahí queda eso, una aclaratoria que no pinta nada y que por supuesto sobraba.


En definitiva, una película dramática y "romántica" que contiene imágenes interesantes y una buena dirección, pero que nos cuenta una historia absurda con un guión fallido lleno de diálogos simplones.

Un saludo!





Leer critica Hierro 3 en Muchocine.net

10 piquitos de oro:

Sesión Golfa dijo...

"Ocurrencia cansina con gran fuerza visual". Primerhombre, me has ganado como lector para mucho tiempo. Saludos.

TRONCHA dijo...

La verdad es que a mi la cinta me impresionó cuando la vi, está llena de originalidad y por supuesto genialmente ejecutada.

Saludos...

lucy liu dijo...

Siento diferir en tu opinión. Para mi Kim ki Duk es un genio, me encantan todas sus peliculas, en cada una de ellas exprime al máximo la poesia visual. Aunque comprendo que a no a todos les guste y que pueda ser algo monotono la ausencia de dialogos.
Estoy deseando ver Dream, que hoy se muestra en San Sebastián, la de Breath, su anterior trabajo está muy bien.
Y destacer de Hierro 3, la escena final en la que aparecen encima de una balanza.

Saludos

David C. dijo...

hombre le das duro en verdad a la película, pero bueno se respeta. sus cosas interesantes tiene la misma.

Alazne [Kitano Girl] dijo...

¿Qué diálogos? habrá un `par de frases en todo el film

Siento decir que a mí me emocionó y me embriagó, me parece una poesía visual, y me habré visto la susodicha un par de veces.

pero aún así, y no entando de acuerdo, me paree un buen análisis el que haces

Fantomas dijo...

Esta es un gran cinta a mi gusto. Sin utilizar diálogo alguno (se dirán como mucho 2 o 3 frases) consigue atraer la atención del espectador.

Saludos.

KingMatt dijo...

Sin saber aun como habia llehado hasta aqui... ya casi me iba, cuando he leido el lateral, con lo de Ray Liotta, asi que por lo menos dejar paso de mi presencia, JAJAJAJAJA.

Vi esta peli hace unos dias en la tele, y aunque no me resulto muy entretenida, me tuvo enganchado hasta el final...Le doy un aprobado justito.

Un Saludo.

Valentín VN dijo...

Siento no compartir tu opinión. Creo que es una buena idea y que el cine debe basarse en la imagen más que en los diálogos (no es teatro).
A mí, la de Primavera, verano, etc. me resultó pesada, incluso fallida, pero esta no. Creo que es de lo mejor de su producción. Y que sea ridículo, ¿cuántas historias no tienen un punto flaco? En este caso jugamos con la imaginación y la imposibilidad. Hay que dejarse creer y disfrutar de la ilusión. No ser tan quisquillosos.
Eso sí, comparto contigo la opinión de que no es cine para todos los públicos, porque, como puedes comprobar en los comentarios, a muchos nos ha parecido una obra emocionante.

Yue dijo...

Me parecio una excelente pelicula, algo lenta, pero a la vez misteriosa, muy sublime porque a pesar de no tener muchos dialogos (bueno, hablando en realidad, casi nada ¬¬U) nos da a entender como se desarrollan las cosas y como vamos interpretando la pelicula... Aunque el final no me quedo claro, segun lo que interprete es de tae-suk muere y solo la chica puede ver a su espiritu(digo esto porque en una escena se ve que 2 policias se lo llevan por golpear al vigilante y yo asumo que lo mataron o algo asi)

Me podrias aclarar si lo que yo interprete esta mal, o he dejado volar mi imaginacion demasiado o.O?

dante dijo...

a mi parecio genial, disciento totalmente de tu critica

bin jip me parecio obra de un genio
cuando vi la pelicula me quede hipnotizado , cuando el argumento y la imagen acompañan y en algun momento ambas se separan para mostrarnos la belleza, y atraves de ella algo de nosotros

eso es cine de arte cine de culto

es increible bin jip

Publicar un comentario

Mientras tanto, en Twitter...

Free counter and web stats