Dune (1984)



David Lynch vs Dino de Laurentiis.

Allá por los años 70’s la adaptación de Dune, la famosa novela de ciencia ficción de Frank Herbert, cayó en manos de Alejandro Jodorowsky, un cineasta, guionista de comics y psicomago, que pretendía hacer un filme transgresor y esotérico en compañía de los que él proclamaba sus cinco samuráis; grandes hombres de arte como Orson Welles, Salvador Dalí, Chris Foss, la banda de rock Pink Floyd y H. R. Giger, que trabajarían bajo la batuta de Moebius. La productora, ante lo que prometía ser un libertinaje artístico de órdago, se acobardó y abandonó el barco.


 A Kyle MacLachlan tampoco le sale el saludo vulcaniano.

Años más tarde el proyecto fue retomado por la compañía Dino de Laurentiis, que pretendía aprovechar el filón abierto por La guerra de las galaxias (1977), el director elegido para la tarea, tras la previa negativa de Ridley Scott, fue David Lynch (que no es Jodorowsky, pero poco le falta). La decisión resulta algo chocante vista hoy en día, pero hay que recordar que por aquel entonces Lynch acababa de marcarse un buen tanto con El hombre elefante (1980), una cinta nominada a ocho Oscar y cuyo éxito comercial propició que le ofrecieran la realización de El retorno del Jedi (1983), película que finalmente rechazó.


 Sean Young, una de las alegrías del filme.

El presupuesto contaba con 40 millones de dólares, el equipo técnico era brutal (Carlo Rambaldi entre otros) y la idea era realizar una adaptación muy rigurosa de la novela. La cosa podía haber salido muy bien, pero no fue así. Tras el duro rodaje en Méjico los productores quedaron muy descontentos con la larga duración del metraje (más de tres horas), por lo que se decidieron a desarmar el invento, eliminando varias escenas e incluyendo otras nuevas que simplificaran la trama. Hubo mucho intervencionismo por parte de Dino de Laurentiis y de su hija Raffaella, cierto material no llegó nunca a postproducción y finalmente la película se quedó en los 137 minutos que todos conocemos. El resto, como suele decirse, es historia; el fracaso en taquilla fue absoluto y el crítico Roger Ebert la calificó como la peor película del año, y eso que en 1984 también se estrenó Rhinestone, cinta en la que Dolly Parton da clases de canto a Sylvester Stallone.


 Personajes como este son los que pululan por la película.

Ya han pasado más de veinte años y Dune aun sigue buscando su sitio, reivindicada por unos y vilipendiada por otros. Es una de esos filmes difíciles de catalogar, se debate entre las excesivas explicaciones que necesita la historia para funcionar y la fascinación que siente la película por explicarse mal. Pensemos, por ejemplo, en el uso abusivo que hace de la voz en off. Algo que el cine normalmente relega a personajes principales aquí es de dominio público, y aunque al principio parece formar parte de la atmósfera enrarecida del filme, a la larga se convierte en un tic totalmente irritante. Sumemos a esto dudosas elipsis argumentales, subtramas explicadas a medias, sobreentendidos inexcusables y un considerable exceso de información, ¿qué tenemos? Una patata de más de 40 millones de dólares.


 Mamá, papá, Pulgoso y Paul.

Hay paralelismos entre ella y el Watchmen (2009) de Zack Snyder, ambas no son efectivas a nivel narrativo, intentan comprimir una obra monumental de manera equivocada y significan más para los que ya están familiarizados con el universo del que provienen.

La historia nos habla de una rebelión, es el típico enfrentamiento entre el bien y el mal aderezado con intrigas palaciegas, reminiscencias bíblicas y un protagonista a lo Lawrence de Arabia. La acción se sitúa en un trasfondo galáctico muy concreto, una especie de Edad Media espacial donde se barajan conceptos tan extravagantes como la cofradía, el Kwisatz Haderach, la Jihad, las Bene Gesserit, los Fremen y la especia. Hay una leyenda, un elegido, dos clanes rivales y mucha confusión.


 Si es malo, feo y pelirrojo, es un Harkonnen.

Dune es sobre todo una película atmosférica donde lo mejor es la puesta en escena, personajes extraños se pasean por colosales naves espaciales de aspecto majestuoso e inhumano, a su alrededor se expande el universo, un lugar frío, oscuro y abisal. El único mundo que visitamos es Arrakis, el Dune del título, un planeta desértico habitado por monstruosos gusanos gigantes. Todo es irreal y Lynch lo filma de manera lenta y contemplativa, acompañado por el inolvidable tema principal de la banda sonora compuesta por Toto, aunque parte del tono se pierde en las escenas de acción.


 ¡Que me aspen! ¿No es este David Lynch?

Recuerdo haberla visto en varias ocasiones, algunas con extrañeza y otras con aburrimiento. Ahora la trama está bastante clara en mi cabeza, pero no siempre fue así, sin embargo hay varios momentos que se me quedaron grabados desde el primer instante, como la increíble sensación de cabalgar un gusano gigante o la malévola risa de un gordo flotante empapado en sangre. Sin duda ha calado hondo en el imaginario colectivo y esto se nota en películas como Bitelchús (1988), Temblores (1990) o Southland Tales (2006).


 Sting luciendo palmito.

Se ha creado mucha leyenda alrededor del filme, pero Lynch nunca ha hecho declaraciones al respecto. Actualmente existen al menos cinco versiones distintas, todas ellas de variado metraje y contenido. Una en concreto fue realizada para la televisión estadounidense y dura aproximadamente tres horas, en ella Lynch pidió ser eliminado de los títulos de crédito, por lo que la dirección es atribuida a Alan Smithee y el guión a Judas Booth. Los más cinéfilos ya sabrán de donde proviene el primer nombre. El segundo es una combinación entre Judas, el traidor de Cristo, y John Wilkes Booth, el asesino de Lincoln. Que cada uno saque sus conclusiones.



La frase: “La especia debe manar.”

La frase 2: “Dios creó Arrakis para adiestrar a los creyentes, nadie puede ir contra la palabra de Dios.”

Leer critica Dune en Muchocine.net

12 piquitos de oro:

Pabela dijo...

Recuerdo haber visto este film hace añares! y concuerdo bastante con lo que dicen, muy rara en vano, se nota que la hayan cortado. Saquenme de una duda es en este film donde tenían unos trajes especiales que procesaba la orina para poder ser potable y darar más en el desierto?

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Si, es una pena que el descalabro de montaje la haga incomprensible, y eso que apenas rasca la superfície de la intrincada trama política por la que navega. Y eso que tras el velo del caos y la confusión todo lo que hay es pura magia.
Discrepo de la analogía con Watchmen, eso es un guión fallido por estrecho y aburrido al que le hacía falta una adaptación más festiva, Dune es su diámetro opuesto, treinta conceptos mezclados sin rigurosidad ni línea alguna. En el caso de Dune, me hecho a temblar cuando pienso lo que habrían podido hacer con el presupuesto de Waterworld y enfocado como trilogía.
Saludos!

Cecil B. Demente dijo...

Pues efectivamente Pabela, para sobrevivir en el desierto de Arrakis llevan unos trajes que filtran las heces, la orina y el sudor, haciéndolos potables. Unaa idea que supongo encantará a John Waters.

Esto me recuerda un comentario de Porqué odio Saturno de Kyle Baker, donde se comenta que hace tiempo que la Nasa tiene un sistema para hacer potable la orina, solo que los astronautas, psicológicamente, no podrían soportar beberse su propio pis.

CARLOS SERRANO dijo...

Una peli tan pesada que nunca he sido capaz de verla entera!

Como fan de The Police apuntar que Sting rodó su parte en la primavera de 1983 justo en el descanso que hubo entre la grabación del album Synchronicity de Police y su gira mundial que empezaría en verano de 1983 con Every Breath You Take como canción que sería Nº 1 en el mundo entero echando al mismísimo Michael Jackson de Thriller de las listas!

De hecho en el videoclip Synchronicity II de Police se puede ver a Sting aprovechando su estética para Dune en beneficio propio, aqui dejo el videoclip en cuestión:

http://www.youtube.com/watch?v=3iywBJitCnU

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Me hubiese gustado a mi ver la versión que iba a preparar JOdorowsky en compañía de Moebius, esa si que hubiese sido una versión de culto y que hubiese pasado a la historia. Por cierto, la versión en serie de televisión, un poquito penosa bajo mi punto de vista.
Saludos

Fred McMurray dijo...

Si aún tengo a medias Inland Empire desde hace meses, más pereza me da Dune porque preveo que va a ser un puto tostón de los que hacen historia. Y Lynch me gusta, pero vamos... que con esta no puedo

Dr. Quatermass dijo...

La historia es incomprensible si no has leído el libro, cosa imperdonable, pero si lo has hecho, es una puesta en escena del argumento literario de una forma bastante sugestiva. Siempre me decepciona pero siempre encuentro cosas. Voy a tener que probar uno de esos montajes alternativos...

Saludos!

Dr. Quatermass dijo...

Y por cierto Fred, yo que me he tragado todos los Lynchs habidos y por haber no he podido con Inland Empire y conozco unos cuantos más... ¡vaya ladrillo!

dorothy dijo...

Dune es de esas pelis para muy fans de Lynch. Tiene todos los elementos propios de su cine pero no deja de ser un poco tostón por mucho que una admire a este director. No es lo mejor de su obra.
Ánimo con Inland Empire, merece la pena!

Cecil B. Demente dijo...

Crowley en la versión de Jodorowsky el emperador era Salvador Dalí sentado en su trono, una especie de lavabo de oro.

Rara seguro que hubiese sido, interesante puede, pero dudo que tuviera mucho en común con la novela de Herbert y que fuera más inteligible que la de Lynch, pero claro, eso ya nunca lo sabremos...

El Confesor dijo...

Fred McMurray, Dune es un puto tostón de los que hacen historia, no te arriesgues con ella y te lo digo yo, que me gusta Lynch y me tragué Inland empire de una sentada (no volvería a hacerlo pero me resultó mucho más interesante e incluso entretenida que Dune, que ya es decir).

La de Jodorowski solo por lo de Dalí ya hubiese molado más, pero vamos es solo mi opinión.

Un saludo y a seguir así.

Javi Gómez dijo...

Bicho raro como soy, esta es una de mis peliculas faboritas, que le vamos a hacer. De todas formas, estando o no de acuerdo con lo que aquí se a dicho, me a encantado tu analisis del film...

Publicar un comentario

Mientras tanto, en Twitter...

Free counter and web stats