La duda (2008)

Buenos días, soy el jefe Drefus. Parece que ya ha llegado el calorcito pero, un servidor, sigue echando la vista hacia atrás, recuperando películas que se le escaparon en su momento, como la que hoy nos toca, una de las que acaparaba un buen puñado de nominaciones en la pasada edición de los Oscar, especialmente en los apartados de interpretación. Hoy: La duda... ¡Empezamos!

La trama de la peli transcurre en la parroquia de San Nicolás, en el Bronx, por allá el año 1964 y empieza presentándonos a los que serán los tres personajes protagonistas: El padre Flynn, un sacerdote que va de enrollado y moderno y que no le hace ascos a los tiempos de cambio que vive el país; la hermana Aloysius Beauvier, una monja tirando a hijadelagranputa ultra conservadora que dirige el colegio como si de un dictador se tratara (o sea, infringiendo terror); y la hermana James, una monja tirando a pava que siempre intenta ofrecer su mejor sonrisa a quien se cruza en su camino, amable con los niños y obediente con sus superiores. Y será este último personaje, precisamente el más inocente de los tres, el que hará saltar la duda a que alude el título, cuando empiece a tener sospechas sobre la relación del padre Flynn con uno de sus alumnos que, vaya por Dios, resulta ser el primer alumno de color que ha aceptado el colegio. La duda irá ganando en intensidad cuando le comente sus sospechas a la hermana Aloysius, a la que le faltará tiempo para lanzar sus fauces hacia la yugular del padre Flynn de forma encarnizada, a quien ya le tenía ganas desde mucho antes, debido a sus diferencias a la hora de entender el mundo e incluso la religión. En definitiva, a un lado del ring un cura y al otro una monja, con ganas de darse de hostias. Prepárense para la lucha.

El director de la peli es un tal John Patrick Shanley, que vuelve a la dirección después de que probara fortuna, (¡dieciocho años atrás!) con una comedia al servicio de Tom Hanks y Meg Ryan, tan rara como intrigante, llamada Joe contra el volcán (¡flipa!). Pero como al parecer el hombre tiene que ganarse el pan y dirigiendo una peli cada dieciocho años no le basta, también ha ejercido de guionista en films tan conocidos como El asesino del calendario, Hechizo de luna (con el que consiguió un Oscar), ¡Viven! o Congo (infumable como pocas). Además, es el autor de la obra teatral en la que se basa esta película, obra que consiguió otro porrón y medio de premios y el reconocimiento de crítica y público (que después de hacer escrito Congo nunca viene mal).

No obstante, el auténtico puntal de esta peli está en el apartado interpretativo con una excelente Meryl Streep en su papel de mala malísima que acojona nada más salir en pantalla con una impagable cara de haber estado chupando limones justo antes de que el director gritara acción. Permitirán que me pase por el forro el entrar en su filmografía o no acabaría ni mañana, simplemente decir que es capaz de hacer cualquier papel que se le pida y, lo más importante, casi siempre hacerlo de bien para arriba. En la peli también encontramos a Philip Seymour Hoffman, como el padre Flynn, actor que se revalorizó para la industria desde que protagonizara Capote (y se llevara el Oscar, ya de paso) y que ya había interpretado a un buen amigo de los niños en Happiness. La tercera en discordia es Amy Adams, que entre muchas chorradas y pelis con la palabra boda en el título, había aparecido en Atrápame si puedes y fue la prota de Encantada: la historia de Giselle. Dicho queda.

Y es que no me cansaré de decir que los dos actores protagonistas están fantásticos, con momentos de grandes duelos interpretativos de altura llenos de intensidad. Pero es que además la película también nos ofrece una buena historia que, a pesar de no ser un alarde de originalidad, si que consigue llevarte a su terreno. Y su terreno es, evidentemente: la duda. ¿Quien tiene la razón en toda esta historia? ¿Que personaje es el bueno y cual el malo? Y, quizás lo más importante, ¿importa? Y es que la película no deja de jugar en todo momento con el espectador, pero lo hace de forma inteligente, consiguiendo que nos interesemos y nos dejemos atrapar por una película tan formalmente correcta, que incluso puede llegar a tirar un poco hacia atrás en ciertos momentos, aunque resulta innegable que es redonda en su global.

Resumiendo: Una buena historia, con unos buenos actores, bien dirigidos. ¡Si es que así es muy fácil lograr una buena peli!



Leer critica La duda en Muchocine.net

3 piquitos de oro:

Xavier Vidal dijo...

Me ha hecho mucha gracia tu crítica, sobre todo los adjetivos que das a los personajes. Creo que es una gran película, tal vez una obra maestra. No has mencionado a Viola Davis, también espléndida. Ya tengo ganas de volver a verla.

Saludos!

http://cachecine.blogspot.com

Möbius el Crononauta dijo...

A mi me gustó, pero según yo, creo que no llego a rematarse del todo bien la cosa.
Pero esos dos actorazos hacen que merezca la pena verla, desde luego.

Salut

Dr. Quatermass dijo...

No creo que sea una obra maestra, a mi me gusto mucho pero al final me quedo la sensacion de que la historia es quiza demasiado simple para tanta grandilocuencia...

Saludos

Publicar un comentario

Mientras tanto, en Twitter...

Free counter and web stats