La chica del puente (1999)


Elprimerhombre es humano y cuando vio La chica del puente, de Patrice Leconte, le surgieron emociones escondidas que no pudo reprimir. Y al mismo tiempo que lloraba con desolación, se le iba dibujando una leve sonrisa en su rostro.

Después de ver esta película me di cuenta de que no hay compasión más fuerte que la de sentir lástima por uno mismo, como le ocurre a la protagonista. Su vida transcurre sin ningún rumbo fijo, sin ni siquiera un atisbo de esperanza que ilumine su poco esperanzador futuro. Nunca ha elegido bien a los hombres, ni siente que haga nada de la mejor manera posible. Pero como comenta en la primera escena e insiste durante toda la película, hay gente que tiene suerte en la vida y ella jamás la ha tenido.

Por lo tanto, decide tirarse desde un puente al río Sena, no sin antes escuchar a un hombre que le intenta disuadir de que no lo haga, aunque con vano esfuerzo porque poco después se tiene que arrojar al agua para salvarla. Su salvador es un lanzador de cuchillos que le propone trabajar con él y ella prueba a seguirle ya que no tiene mucho que perder.

El mérito de la película es, en gran parte, la elección de Vanessa Paradís y Daniel Auteuil para el papel de los protagonistas, porque juntos llevan el peso de la historia y desprenden una naturalidad envidiable. En la primera escena, de unos ocho minutos de duración, ella está inconmensurable y de Auteuil no hace falta decir que es uno de los mejores actores europeos desde hace varios años (ver la crítica en este blog de “Un Corazón en Invierno”). Su mirada enigmática hipnotiza a cualquier espectador.

La fotografía en blanco y negro, la dirección y el montaje son la otra gran baza. Y aunque, precisamente, en esta película no hay un fuerte ardor pasional, (aunque sí una misteriosa atracción entre los dos protagonistas, como en los momentos que Auteuil lanza los cuchillos, en los que se une placer y miedo), Patrice Leconte siempre ha tenido una gran sensibilidad a la hora de dirigir y de plasmar a la mujer en el celuloide. Sus películas reflejan una pasión carnal que desborda a los que la sienten. Nos transmite todo su fervor a la hora de contar bellas historias que están llenas de un amor irracional. Varios de los planos de “El Marido de la Peluquera”, “Monsieur Hire” o “El Perfume de Ivonne” son un regalo para la percepción, no sólo visual, sino por cualquiera de nuestros sentidos.


En definitiva, se podría decir que la filmografía de Leconte es la exaltación de las pasiones o los vicios.

Un saludo!

Leer critica de La chica del puente en Muchocine.net

9 piquitos de oro:

thevoicewithin dijo...

jur jur, no sabía que el quesito rosa también estaba en versión blogger!!
voy a añadirlo a favoritos ;)

Alazne dijo...

primer hombre no conocía este film, la verdad es que tine una pinta... y a mí me encantan las pelis francesas

apuntada queda.

saludos.

BUDOKAN dijo...

Me ha gustado mucho este film y por ende lo que has escrito sobre el mismo. Cuánta pasión hay en los personajes de este director que adora el blanco y negro junto a las historias de amor. Saludos!

Walter Kung Fu dijo...

Daniel Auteuil es un genio. El mérito es suyo. Aunque me gustó cuando la ví, en Sindrogámico hay defensores de esta peli más enérgicos que yo, me quedé con la sensación que algo fallaba, que no había sido bien rematada.

Angel dijo...

ummmm
Vanessa Paradis...odio al Depp!!!
gracias por la visita

Juan dijo...

Excelente gusto. La vi hace tiempo y me gustó mucho. Un saludo, compañero.

BUDOKAN dijo...

Por cierto, te acabo de agregar a mi lista de blogroll. Saludos!

Dr. Hichcock dijo...

Esta película me encanta, como gran parte de la filmografía de Leconte, aunque creo que en alguna de sus películas está muy orgulloso de haberse conocido.

Ju dijo...

Creo que es una de las historias más bonitas que he visto, no hizo falta nada de parafernalia para que me llegase dentro. Vanessa Paradise y Daniel Auteuil estan impresionantes.

Genial película.

Saludos!

Publicar un comentario

Mientras tanto, en Twitter...

Free counter and web stats