Aquella casa al lado del cementerio (1981)



“Una familia se muda a un viejo caserón cercano a un cementerio, no tardarán en descubrir que en el sótano habita un invitado no deseado.”

El director Lucio Fulci está más interesado en la forma que en el contenido, así que el guión es del todo insustancial, contiene todos los tópicos del género y está repleto de subtramas que no llevan a ningún sitio, puestas ahí solo para dar más miedo.

La atmósfera en cambio está más elaborada y acojona realmente, Fulci sabe lo que queremos ver y nos lo planta en la cara sin necesidad de excusas argumentales. Lo primero que nos enseña es una casa grande y lúgubre; lo segundo las tetas de una chica, y lo tercero un salvaje asesinato. A partir de ahí se suceden las escenas de muertes grotescas e inverosímiles, primeros planos de ojos sospechosos, niños que ponen cara de susto y citan extrañas advertencias, ataques de murciélagos, alucinaciones en plan gore que no vienen a cuento y hemoglobina brotando a mansalva.



En el apartado sonoro la peli tampoco se queda manca: puertas chirriantes, tablones que crujen, pisadas siniestras, ecos, gemidos y aullidos aderezados con una melodía muy recargada… Entre lo barroco y lo heavy, vamos. Incluso hay una escena en que los protagonistas pasean por una calle que parece desierta pero en la que oímos misteriosamente el sonido del tráfico y los coches pasar.

La peli tiene toques de Argento y Lovecraft y a ratos fascina y a ratos repele, hay quién dirá que es puro cine sin ataduras y otros que dirán que es una mierda pinchada en un palo, yo ni lo uno ni lo otro. Para mí es un sangriento Giallo repleto de excesos y carencias que veo con mucha simpatía y los huevos por corbata.


La frase: “Un hacha, hace falta un hacha.”

Leer critica de Aquella casa al lado del cementerio en Muchocine.net

6 piquitos de oro:

Aura dijo...

Imprescindible.

Quizás son esos chirridos, puertas entreabiertas y contrastes entre la carne y el terror lo que más me cautiva. Además a mi hermano y a mí nos aterrorizaba de pequeños...

octopo dijo...

Nadie como Fulci sabe crear esas atmósferas tan malsanas, esos malos rollos que ponen los pelos de puntas, esa manía que tiene con sacar los ojos de las orbitas a sus pobres victimas, esos zombies tan latinos. ¿El guion?...no importa, lo que mola es la casquería.

1977 dijo...

Lucio Fulci que estás en los cielos, líbranos del mal del cine de terror actual.

Tío Marvin dijo...

Muy bien explicado, al pasar de la coherencia narrativa lo que hace Fulci es acojonar aún más porque uno no sabe qué es lo que va a pasar. Esto le quedó especialmente bien en "El más allá", mi preferida. Un saludo.

Ivan aka Imazur2002 dijo...

A mi Fulci me parece sencillamente mediocre, tal como era considerado en su epoca, lo sigue siendo ahora para mi, no entiendo la reivindicación de este director, igual que la de Jesus Franco, lo malo es siempre malo, pero bueno..será cuestión de prioridades como espectador. Con respecto a las atmosferas malsanas el cine italiano habia otros directores que consiguieron eso y con buenas películas. Siento ser tan duro, pero Fulci es una mierda.
Saludos

coxis dijo...

yo me cago de miedo con Lucio Fulci...

Publicar un comentario

Mientras tanto, en Twitter...

Free counter and web stats