Mujeres caníbales de la selva del aguacate (1988)


“California es el único lugar protegido que da aguacates al mundo libre, pero su producción se está viendo reducida alarmantemente, la culpa la tiene la feroz tribu de Mujeres Pirañas, un grupo de feministas radicales que se zampa a cualquier hombre que se adentre demasiado en el cinturón tropical californiano donde se cultiva esta fruta. Como es de vital importancia no depender del guacamole ruso, la Comisión de Seguridad Nacional de Asuntos del Aguacate envía a la Dra. Margo Hunt (Shannon Tweed), una antropóloga que imparte clases sobre feminismo, y Bunny (Karen Mistal), su más atolondrada estudiante, para adentrarse en la peligrosa jungla y negociar con las Mujeres Caníbales.”

J. F. Lawton lleva una doble vida, durante el día escribe guiones de películas hollywoodienses como Pretty Woman o Reacción en cadena, y por la noche se suelta la melena, conduce una Harley, y bajo el pseudónimo de J. D. Athens escribe y perpetra películas como esta. El filme, que en ningún momento se toma en serio a si mismo, tiene la misma estructura narrativa que el Apocalipsis Now de Coppola, diálogos tremendamente ingeniosos y el obligado erotismo softcore de las producciones de la época destinadas al videoclub. Coño, ¡qué bien me lo he pasado viéndola!


La historia entra directamente en el podio de las tramas más alucinógenas y disparatadas del cine (junto a Santa Claus conquista a los marcianos y El autobús atómico). Durante su descenso a la jungla, la Dra. Hunt se topará con todo tipo de personajes y seres estrafalarios, des del hipopótamo enano de Palm Springs hasta la tribu de los Donahue o las Mujeres Barracuda. Los Donahue son una tribu de hombres algo afeminados que caminan a cuatro patas, rinden culto a las Mujeres Piraña y se dedican a hacer ganchillo y cocinar, mientras que las Mujeres Barracudas son enemigas implacables de las Mujeres Piraña por importantes diferencias ideológicas: les parece bárbaro comerse a los hombres con guacamole, ellas se los comen con bechamel.

Los diálogos más desternillantes e inspirados vendrán de las interminables discusiones entre la Dra. Hunt y Jim, el guía de la expedición. Un Indiana Jones de saldo, machista y patoso, que soltará joyas como: “Todo lo que habéis hecho las mujeres es lo de aquella chica francesa que inventó la kriptonita o cosa parecida, la cerveza y los filetes es un invento masculino.”

Lo que aquí tenemos, en definitiva, es una versión feminista y caníbal de Apocalipsis Now, con una playmate haciendo de Martin Sheen, California en lugar de Vietnam y el aguacate como sustitutivo alimenticio del napalm. Mucho humor, aventura y mujeres en diferentes estados de desnudez, diversión asegurada.


La frase: “¿Sabe? He traído algo de lencería fina que podemos compartir.”

La frase 2: “A veces cuando estoy con un chico desearía que me atase con cuerda de regaliz rojo y que me diera unos azotes. Y después, que se comiera las cuerdas y que me desatara. Y después hacer el amor con la filarmónica tocando Bolero.”

Leer critica de Mujeres caníbales de la selva del aguacate en Muchocine.net

6 piquitos de oro:

Tito_txarly dijo...

La frase nº 2 es mia!!!

Aura dijo...

Leyendo este post creo que he exclamado como siete u ocho veces: "pero, ¿qué es esto?" :)

Higronauta dijo...

Anda en mi pila de "pendientes" hace demasiado tiempo ya...

Pussy Galore dijo...

Lenceria fina? Ni hablar, chicas, quemad vuestros sujetadores!!

BUDOKAN dijo...

Hola, me has sorprendido con este film que ya mismo tengo que conseguir. Saludos!

octopo dijo...

Me la apunto en la agenda, lo de Mujeres canibales tiene guasa.

Publicar un comentario en la entrada

Mientras tanto, en Twitter...

Free counter and web stats