(500) días juntos (2009)


Existen ciertos fenómenos en la cinematografía estadounidense que a base de dar buenos resultados en taquilla se han ido instaurando como costumbres. De este modo es costumbre que los blokbusters se estrenen en verano o que las películas infantiles hagan lo propio en las fiestas de navidad. En los últimos años ha aparecido un nuevo fenómeno: las comedias indies que, además de funcionar de perlas en taquilla y lograr pingües beneficios, en ocasiones, también se han llevado un buen botín de premios (Oscars incluidos). Hace dos años le tocó el turno a Pequeña miss Sunshine y el año pasado a Juno. Todo parece apuntar a que la comedia indie de este año es: (500) días juntos... ¡Empezamos!


La película empieza como toda buena comedia romántica que se precie, con un “chico conoce chica” a lo que sigue aquello de enamorarse hasta las trancas y entablar una relación sentimental. El problema, en este caso, es que el amor que siente el chico hacia la chica no será correspondido, debido a que ella ni cree en el amor ni pretende nada serio con el protagonista. ¡Vaya chascazo!


Pero conozcamos mejor a nuestra pareja protagonista: Él, Tom, es un chico tímido, amigo de sus amigos, enamoradizo crónico y enfrascado constantemente en encontrar a su mujer ideal. En cierto modo se podrían establecer ciertos paralelismos con Ted, el protagonista de la sitcom “Como conocí a vuestra madre” e, incluso, nuestro joven protagonista ha estudiado arquitectura, pero lo cierto es que Ted era bastante más dinámico y enrollado, siendo Tom mucho más reservado debido a que, recordemos, estamos frente a una comedia indie, con todo lo que ello conlleva. Ella, Summer (y aquí es donde el título original “(500) days of Summer” cobra todo el sentido que la traducción no ha logrado preservar) resulta ser una chica mucho más independiente, descreída en lo que a materia de relaciones amorosas se refiere, aunque, como se verá en el film, no le hace ascos a entablar esporádicas relaciones con gente con la que se sienta a gusto, aunque sin esperar nada serio ni, mucho menos, duradero.


La pareja protagonista está interpretada por jóvenes actores al alza que, no obstante, poca cosa habían demostrado hasta el momento: Joseph Gordon-Levitt, el niño de la serie “Cosas de marcianos” que este año también ha aparecido en Gi-Joe y que, al parecer, estará en la nueva de Christopher Nolan; y Zooey Deschanel, eterna secundaria hasta la fecha, que ha intervenido en productos tales como Elf, Guía del autoestopista galáctico, Novia por contrato, Un puente hacia Therabithia, Di que sí (con Jim Carrey) o El incidente, en su mayoría auténticos truñacos de órdago. Debo decir que ellos no están mal (y menos viendo en las pelis en las que han intervenido) y que si la película falla en ciertos aspectos no es debido a sus interpretaciones que resultan más que convincentes, aunque en ciertos momentos con un exceso de endulcoramiento para mi gusto. Para dirigirlos, la película cuenta con Marc Webb, un señor que debe ser muy conocido para los fervientes seguidores de los vídeos musicales, sus únicos trabajos hasta la fecha, pero absolutamente desconocido para el gran público.


La película logró arrancarme una sonrisa a los cinco segundos, antes, incluso, que hubiera empezado propiamente. Pero la hora y media que vino después me dejó una sensación ambigua, debido a que algunas cosas me gustaron y otras no me gustaron nada, algo que suele pasar en la mayoría de pelis, pero, en esta ocasión, de una forma mucho más marcada. Por ejemplo: 1. Me gusta que él sea un baboso enamoradizo y que, como tal, lleve a su chica a su rincón favorito de la ciudad (aunque resulte algo sobado), pero francamente no entiendo la necesidad de dibujarle media ciudad en el antebrazo de la chica por mucho que el hombre haya estudiado arquitectura. Yo creo que no es que Summer no creyera en el amor, es que lo quemó todo, junto con la paciencia, aguantándole la tontería al niño en esa cita. 2. Mola que cuando el prota corta con una de sus novias entre en una dura depresión. La autodestrucción debida a amores rotos visten muy bien en pantalla, pero es extraño que quien le tenga que sacar de la depre y abrirle los ojos sea su hermana pequeña pre-adolescente, un personaje poco menos que insoportable y que actúa como uno de esos niños-ancianos sabiondos a los que, confieso, les tengo auténtico pavor. 3. Me gustó la relación que existe entre los dos protagonistas, y algunos de sus diálogos los encontré francamente entrañables, pero había ciertas actitudes que no lograba entender. Como cuando, con una chica en su cama perfectamente dispuesta a empezar con los preliminares pre-coito, el prota le pide que le espere un momento y se va al baño a hablar consigo mismo frente al espejo para contarse (a sí mismo, recordemos) que esta noche bacalao. Como perteneciente al género masculino, debo decirles que si algo no haría con una tia buena en mi cama, sería moverme ni un puto milímetro de la misma, no vaya a ser que se le pase la torradera.


Resumiendo: Historia de una (no) relación, notablemente irregular aunque con un aprobado (justito) en su global.




Leer critica (500) dias juntos en Muchocine.net

11 piquitos de oro:

Luis Cifer dijo...

Joder, yo tengo la misma puta camiseta de Joy division que el tío protagonista. Me parece que va a ser de lo poco que me va a gustar del film.

JuliMonster dijo...

Es una de las peliculas mas crueles que vi en mi vida. ¿por qué? por que esta planteada como una comedia y termina siendo un dramón lacrimogeno de aquellas!!!
Acá plasme mi modesta opinión: http://anteojosdemarcogrueso.blogspot.com/2009/11/500-days-of-summer.html

Salute!

Möbius el Crononauta dijo...

Vamos, que igual me espero a que la pongan en la tele.

Saludos

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Lo cierto es que la campaña publicitaria nos la vendió como una película más e adolescentes enarmorados cuando en realidad es mucho más.
Saludos

saudade dijo...

quiero verlaaaaaaaaaaa =)!

Sesión Golfa dijo...

Bastante de acuerdo con lo expuesto. Añado que se trata de una peli aparentemente Indie por la estética, pero de presupuesto poderoso. Saludos.

CARLOS SERRANO dijo...

Esta tengo muchas ganas de verla, me da a mi que me va a gustar!

parispop dijo...

La vendían de independiente, innovadora, historia de desamor, pero no puede evitar caer en lugares comunes. Es bonita, sonríes, te hace gracia ver al psicólogo de Mentes criminales haciendo de amigo que lleva el mismo corte de pelo que el psicólogo de Mentes criminales, pero al final sales contentillo pero sin nada nuevo bajo el sol. Agradable pero decepcionante.

marguis dijo...

Me encantó, aunque caiga en lugares tópicos indies, la forma en la que está contada es un plus, y las imaginativas situaciones del prota, el musical, el mimo... geniales!

cruasan dijo...

supongo que habreis oido el proyecto musical de Zooey con el indie-folkie M.Ward, She & Him (se han currado el nombre una barbaridad)
http://www.myspace.com/sheandhim

Dr. Quatermass dijo...

Tengo muchas ganas de ver esta pelicula, y coñe totalmente de acuerdo con el punto (3) tan sabiamente expresado, a ver si por hacer el panoli te quedas sin revolcón !al ataquer!

Publicar un comentario

Mientras tanto, en Twitter...

Free counter and web stats