Al servicio de las damas (1936)


Elprimerhombre ha visto Al servicio de las damas, de Gregory La Cava, una comedia dramática que entretiene pero que es bastante más interesante al inicio, convirtiéndose más en un drama banal a su media hora final.


La historia empieza de forma un tanto vertiginosa, con un argumento que nos muestra una idea original y curiosa. Dos hermanas, Cornelia e Irene Bullock, llegan a un vertedero en busca de un vagabundo que deben conseguir para la gimcama en la que participan. Cornelia es la primera en ofrecer a un mendigo 5 dólares para que le acompañe al hotel donde se lleva a cabo el juego, pero éste no acepta y la empuja a la basura. Irene se echa a reír y consigue que el mendigo, llamado Godfrey, la acompañe ganando de esta manera la gimcama. Pero los demás asistentes, todos burgueses, quieren que hable el mendigo, cuyas palabras son de reproche total hacia ellos. Irene tiene remordimientos por haberle hecho pasar este mal trago y le quiere dar un trabajo en su casa como mayordomo, convirtiéndose en su protegido.



Con este inicio y con unos diálogos irónicos y divertidos que fluyen de manera natural, la película promete ser bastante interesante, pero acaba siendo más bien una mezcla entre drama y comedia floja con un final previsible y con una historia de amor poco creíble y sosa. La dirección de Gregory La Cava no aporta mucho a la historia, con algunos fallos de raccord y William Powell (Godfrey) tiene una actuación correcta pero que como le ocurre a Carole Lombard, que hace de Irene, su personaje no tiene el carisma que debería tener. Si Cornelia (Gail Patrick) hubiera tenido algo más de protagonismo al final de la historia la cosa hubiera ido a mejor, porque su ironía y un punto de maldad atribuyen a su personaje una cierta atracción fatal.



Angelica (Alice Brady) y Alexander Bullock (Eugene Pallette), junto con la doncella Molly (Jean Dixon) y el protegido de Angelica, el músico Carlo (Mischa Auer), son personajes secundarios mucho más interesantes que Godfrey y que Irene, cuya presencia es fundamental para que la película tenga algo de interés. Las mejores frases las tienen ellos, como la alocada Angelica, un personaje muy acertado que conecta muy bien con su esposo Alexander, que no sabe qué hacer con sus hijas, de las que siempre tiene que pagar multas por cosas que hacen que no tienen ningún sentido, como subir las escaleras de la casa con el caballo del cochero y dejar al animal en la biblioteca. Molly es una sirvienta que ya conoce bien a la familia y parece pasar de todo y Carlo es un frustado músico que no forma parte de la familia pero que fue acogido por Angelica y cuyo personaje es divertido y se le va a veces la pinza.



Esta película pertenece a la “screwball comedy” que apareció en Hollywood por los años 30, “un tipo de comedias románticas con grandes dosis de humor, enredo y elegancia, que pretendían evadir al espectador de sus rutinas y problemas diarios”.

En definitiva, una película simpática con diálogos divertidos, con unos personajes secundarios imprescindibles, pero con una media hora final nada interesante.

Un saludo!

Leer critica Al servicio de las damas en Muchocine.net

2 piquitos de oro:

Ivan aka Imazur2002 dijo...

Absolutamente deliciosa, un ejemplo estupendo de comedia romántica clásica, adoro este cine y me lleva a terrenos poco transitados por el cine actual. Es estupenda y LaCava debería tener más reivindicación de la que tiene.
Saludos!

Möbius el Crononauta dijo...

Ah, Carole Lombard, todo un personaje, dentro y fuera de la pantalla...

Saludos

Publicar un comentario

Mientras tanto, en Twitter...

Free counter and web stats