El tesoro de Sierra Madre (1948)


Elprimerhombre ha visto El tesoro de Sierra Madre, de John Huston, una película de aventuras que entretiene pero que le sobra cierta moraleja.

La historia empieza con un tal Dobbs (Humphrey Bogart), un norteamericano que está sin blanca en Tampico, una ciudad de México. Conoce a un tipo llamado Curtin (Tim Holt) con el que trabajará a las órdenes de un estafador, al que le darán una paliza reclamándole su parte del dinero ganado. Una noche, en una especie de albergue llamado “El oso negro”, conocen a Howard (Walter Huston, el padre de John Huston), un viejo que siempre tiene en mente la hazaña de conseguir oro en cualquier parte y al que le escuchan comentar que en una montaña no muy lejana se podría encontrar oro. Dobbs y Curtin, viendo que su futuro en Tampico es poco prometedor, proponen a Howard ir en busca de ese oro, reuniendo el dinero suficiente para la misión. Sin dudarlo un momento, se disponen para la conquista de ese gran tesoro.


El guión está basado en la novela homónima de B. Traven, un escritor de novelas de aventuras que vivió en México desde 1922 hasta su muerte, en 1969. Casi todas sus novelas están ambientadas en ese país y se convirtió en un gran conocedor de sus costumbres y de la cultura de los pueblos indígenas. Por eso, en esta película aparece gente de esas regiones, mostrando un poco su forma de vivir.

La película tiene el mérito de estar escrita y dirigida por el gran John Huston, al que no se le puede hacer mayor elogio que el que consiguió con su primera película como realizador, El halcón maltés, el film al que se le atribuye el nacimiento del cine negro, en 1942. Su manera de colocar la cámara en los comienzos de las escenas y los contrastes tan marcados del blanco y negro, son unos de los varios detalles de esta película y de su estupenda filmografía.



Humphrey Bogart, sin considerarlo un gran actor, consigue hacer una actuación realmente interesante, quizás lo más atrayente del film. Su personaje, totalmente distinto a lo que nos tiene acostumbrados, pasa de la resignación a la alegría y de la emoción a una cierta desconfianza, dejándose llevar al final por la locura. Es chocante verlo con barba, con una cara asustadiza y con unos ojos bien abiertos, hablando solo en voz alta, metiéndose con sus otros dos compañeros. Lo malo de esto es que esté planteado como una enseñanza moral, mostrando al espectador que el dinero cambia a las personas, transformándolas hasta convertirlas en seres despreciables y sin conciencia.


Esto es algo parecido a lo que ocurre con un cuarto personaje, también interesante pero que no tiene mucho protagonismo, ya que se lo cargan al cuarto de hora de aparecer en escena. Su nombre es Cody (Bruce Bennett) y aparece cuando Curtin va al pueblo a por víveres. Cody se interesa por las mulas y por lo que Curtin se trae entre manos, viéndolo comprar tanta comida. Esta charla entre ambos es un prodigio de puesta en escena, con una fotografía perfecta, viendo el brillo en los ojos de Curtin, mirando con cierto temor a Cody, al que quiere despistar cuando vuelve a la montaña, sin conseguirlo, siendo no muy bienvenido sobre todo por Dobbs. Cody se quiere unir a ellos repartiéndose el botín pero al día siguiente, cuando tienen un tiroteo con unos bandidos, él muere por un disparo en el cuello y en su chaqueta encuentran una carta de su mujer, intentando provocar tontamente que el espectador se emocione.


Los mencionados bandidos son los que ponen un poco de humor en la película, siendo sus caras y sus palabras lo más divertido, logrando que todas sus escenas sean buenas.

Para acabar, el personaje de Dobbs influyó en parte en el personaje de Indiana Jones, creado por George Lucas, aunque no sé si sería por su sombrero o por la tenacidad en su propósito (no se me ocurre otra cosa).


En definitiva, una película bien narrada y muy bien dirigida, con un Bogart totalmente diferente, a la que quitaría los momentos de moralidad, sobre todo con un diálogo final bastante absurdo y poco real.

Un saludo!




Leer critica El tesoro de Sierra Madre en Muchocine.net

7 piquitos de oro:

CGS dijo...

¿Es cosa mia o la gente pasa un huevo del cine clásico? jejeje...bueno, este film es un películón y encima Bogart hace de "malo" ¿Se puede pedir más?

Sin duda yo prefiero ver pelis de gore ochentero, justicieros fachas y telecomedias...pero el cine de Bogart es cine mítico igualmente. El Sueño Eterno o Casablanca son pelis que todo el mundo deberia ver antes que los bodrios infumables de la Troma!

Sin embargo la gente prefiere ver las tonterias trilladas de la Troma a disfrutar de cosas como El Tesoro de Sierra Madre...

Bogart, Brando, Kubrick...eso si que es cine!

Sam_Loomis dijo...

Todo un clásico con un Bogart en plena forma. Debería de revisitar este título.

Saludos

Moebius dijo...

Argh! ahora tendré que volver a verla! genial película, Diox

Fantomas dijo...

Un clásico que aún no he tenido la suerte de revisar. Deberé ponerme en campaña para hacerlo.

Saludos.

Fantomas dijo...

Un clásico que aún no he tenido la suerte de revisar. Deberé ponerme en campaña para hacerlo.

Saludos.

BUDOKAN dijo...

Hola, qué bueno que recuerdes este film y de la manera acertada en la que lo haces. Es quizás una de las mejores películas de Huston, lo que no es poco. Me encanta el final con la sonrisa de Bogart. Saludos!

Ramón Ramos dijo...

Gran película del gran Huston, dirigiendo a estupendo Bogart con sombrero que sirvió de inspiración para Indiana Jones.
Saludos,

Publicar un comentario

Mientras tanto, en Twitter...

Free counter and web stats