M, el vampiro de Düsseldorf (1931)

Elprimerhombre se ha visto inmerso en una trama que le ha dejado estupefacto, una historia atrayente con la que no ha sido capaz de apartar la mirada de la pantalla durante todo el metraje. Me estoy refiriendo a M. El vampiro de Düsseldorf, de Fritz Lang.

El personaje principal es un criminal que tiene aterrorizada a toda una ciudad. Ha acabado con la vida de varias niñas inocentes y la sociedad está harta de que no lo capturen. Esto hace que la policía aumente su vigilancia y empiecen las redadas diarias a bares nocturnos de los barrios bajos, impidiendo desarrollar la actividad del hampa, ya que se verá perjudicada con la intromisión de la Ley en su ámbito de trabajo. De esta manera, una banda organizada decidirá acabar con el villano, reclutando a varios mendigos de la ciudad y situándolos en distintas zonas con la intención de que vigilen a cualquier sospechoso que se acerque a las niñas. Así, el criminal es acosado tanto por los mafiosos como por la policía y a partir de aquí el film contiene escenas que casi seguro permanecerán imborrables en la memoria del espectador.

Fritz Lang nos ofrece una obra de lujo, de puro arte, en la que no falla nada. El guión está trazado con exactitud, discurriendo con delicadeza por todos los puntos donde debe ocurrir la historia, con la ayuda de una cámara incisiva, con planos picados o contrapicados, con acercamientos a los personajes y con descubrimientos que el espectador recibe con un placer nunca imaginado, dando por seguro que lo que está viendo es algo extraordinario. Una puesta en escena impecable, unos toques de humor sutiles, unos personajes caricaturescos y un Peter Lorre que está inconmensurable en su primer papel en la gran pantalla. La última secuencia es extraordinaria, de lo mejor que se ha visto nunca en el cine. Su resolución es perfecta por la fuerza que tiene el drama de la situación y la actuación de Lorre es estremecedora, logrando crear ese clímax al que llegan las grandes obras.

Lang es uno de los grandes creadores de la historia del Cine. Películas como Metrópolis, El testamento del Doctor Mabuse, Perseverancia o La mujer del cuadro son un claro ejemplo de su extensa y carismática cinematografía. Sus dotes para el cine son infinitas, con un claro acercamiento al expresionismo, con esos grandes espacios marcados con fuertes claroscuros o esas distorsiones en las formas, dando mucha importancia a la luz, al decorado o a las masas humanas revelándose en contra de la justicia, como es el caso de esta película.

La recomiendo encarecidamente a los amantes del buen cine, del cine con mayúsculas, porque estamos ante una obra que exalta el ánimo por su perfecta armonía, por su fuerza visual, por las actuaciones de sus personajes y por un Peter Lorre que con sus ojos desorbitados y sus marcadas expresiones nos hace creer que dentro suyo subyace un ser diabólico que le induce a actuar malvadamente cuando ve a una niña.

En definitiva, un placer poder ver una película de tan alto calibre, con tanta calidad que calificarla con un solo adjetivo resulta casi imposible.

Un saludo!


Leer critica de M, el vampiro de Düsseldorf en Muchocine.net

12 piquitos de oro:

Azid Phreak dijo...

Siempre que leo una crítica de esta película me digo lo de "tengo que verla". Por una cosa o por otra a día de hoy me ha sido imposible verla (y eso que he visto ediciones en DVD a precio irrisorio).

Tras leer tus comentarios me acaba de picar el gusanillo de nuevo. Espero que esta sea la definitiva.

Un saludo y sigue haciendo este estupendo trabajo.

Nano-Historias dijo...

gran obra sí señor, k aún no he tenido el placer de ver, la tengo en mi lista PARA VER SIN FALTA, metropolis ya me la trague, en fin a ver si cojo un día animado y me la veo, porque esto de estar de baja da para ver muchas pelis.

saludos

Alfredo dijo...

Lang es por méritos propios uno de los grandes del cine mundial, en unos años en los que el cine alemán, especialmente en su vena expresionista, logró dejar grandes títulos, como este, para la historia del cine.

Saludos!

Jorge dijo...

Excelente reseña. Muy buena y detallada. La tendré en mente para verla sin falta.

Saludos.

Ivan aka Imazur2002 dijo...

Fritz Lang es uno de los mejores directores de toda la historia del cine y "M, el vampiro de Dusseldorf" una obra maestra monumental, de hecho, la he visto unas 7 u 8 veces, así que imagínate XXDD. Es un prodigio artístico en forma de película.
Gran reseña.
Saludos!

Sam_Loomis dijo...

Una marca del cine en general. Definitivamente memorable.

Saludos

M.I. dijo...

Yo suscribo el comentario de Iván. Y añado que mi peli favorita de este director es..... Mientras NY duerme.
Yo también os recomiendo la peli y a ese gran director.

Por cierto, qué gracioso eso de "quesito rosa", y disculpad por colarme en este blog sin ser invitada.

Sesión Golfa dijo...

Pufff. Un verdadero lujazo de película, amigo. Una catedral del cine de todos los tiempos nada más y nada menos. No hay muchos calificativos que la describan con justicia. Un saludo.

Dr. Insermini dijo...

Grandioso Peter Lorre

Me han entrado ganas de revisarla

Saludos!

Fantomas dijo...

Gran película, de lo mejor del maestro Lang.

Buena reseña.
Saludos.

LAPOR dijo...

peliculón!!! moderna de verdad, de las que pone en evidencia lo mal o poco que ha evolucionado el cine en las últimas décadas si antes ya se hacía esto. El uso de la banda sonora como parte de la historia es espectacular, una joya. saludos.

Pablo dijo...

Todo un clásico del cine de terror, y otra obra maestra del extraordinario Fritz Lang, y en donde nos aterroriza con una historia como él solamente nos la puede contar. Con un soberbio Peter Lorre (en el papel de su vida y para su vida). Una película en definitiva que ha pasado a los anales de la historia del cine. Saludos!!!
http//:pablocine.blogia.com

Publicar un comentario

Mientras tanto, en Twitter...

Free counter and web stats