Sweeney Todd: el barbero diabólico de la calle Fleet (2007)


Benjamin Barker regresa a Londres tras quince años de injusto cautiverio por las falsas acusaciones del malvado juez Turpin, un tipo sin escrúpulos y más salido que un mono, que le tendió una trampa para deshacerse de él y poder aprovecharse así de su maciza esposa. El tal Benjamin tiene sed de venganza y bajo el apodo de Sweeney Todd, reabrirá su antigua barbería con el oscuro objetivo de pasarle la navaja a más de uno.

Adaptación fílmica del célebre musical de Stephen Sondheim a cargo del gran Tim Burton, ese tipo raro y pálido de California cuyo universo personal forma parte del imaginario de todos. Rondando por mi cabeza están, por ejemplo, un grupo de jugadores de rugby fantasmales cantando un calypso jamaicano, Michelle Pfeiffer relamiéndose como una gata en celo, unos marcianos paseándose en calzoncillos por el interior de su platillo volante y un joven director de cine sentado con su novia en la vagoneta de una atracción de feria.


Lo que nos ha traído Burton esta vez es un musical caracterizado por su fuerte sello personal (como no) y por estar rodado de una forma atípica para lo que es el género, ya que sorprendentemente carece de coreografías y amaneramientos teatrales (con la excepción de que los personajes cantan, claro). El filme está repleto de planos muy cercanos y cerrados que se apoyan básicamente en la interpretación de los actores, yo diría que un ochenta por ciento del celuloide lo ocupan Johnny Depp y Helena Bonham Carter, ¡y de qué forma! Él es una presencia oscura y colérica, y ella una fantasmagórica y sepulcral figura. Las apariciones de ambos ocupan casi toda la pantalla haciendo que la Londres que habitan, sucia y sombría, se desdibuje tras de sí de forma espectral.


Johnny Depp es el actor fetiche por excelencia de Burton y una superestrella. El hecho que sea tan cool, que elija siempre papeles tan estrafalarios (odio especialmente a esa reinona gitana llamada Jack Sparrow), y que se haya comprado una isla en las Bahamas, hace que sea fácil cogerle manía. Pero cuando lo ves en ocasiones como ésta, te das cuenta que es uno de los grandes del Hollywood actual y se te pasan las tonterías.

Puede que la macabra historia y las arrebatadoras piezas musicales ya estuviesen allí y no sean méritos estrictamente de Burton, pero él ha conseguido que brillen con luz propia aportándole esa acertada estética suya, la sólida presencia física de los actores (antes señalada), un sabio elenco de secundarios, un impecable ritmo narrativo, mucha mala leche y altas dosis de sangre (la más roja y espesa que hayan visto en su vida, oigan).


Ya era hora que Burton volviera a probar suerte en el cine más sangriento después del relativo fiasco que resultó Sleepy Hollow y que cumpliera de forma tan sobrada las expectativas. Qué clímax, que dúos musicales, qué puesta en escena. Éste es un Tim Burton sin adulterar que hará disfrutar de lo lindo a propios y extraños. Aquí no solo hay arte y talento, si no también empeño y dedicación. A Burton y sus cómplices no les importa trabajar duro, y se nota.


La frase: “¡Por fin: mi brazo vuelve a estar completo otra vez!"

Leer critica de Sweeney Todd en Muchocine.net

16 piquitos de oro:

Sesión Golfa dijo...

Buff. Pues ya pensaba verla (este finde le ha tocado a "No es país para viejos"), pero ahora no pienso perdérmela. Un saludo, Cecile.

Ramón Ramos dijo...

Tengo muchas ganas de verla, pero Sleepy Hollow no me pareció en absoluto un fiasco, de hecho es mi favorita de Burton junto con Ed Wood.
Saludos,

estanli cuvric dijo...

Sweeney Todd es un respiro después de Big Fish y, sobre todo, Willy Wonka y la fábrica de chocolate, una película que, aunque muy poca gente lo dijo, era MALA. Sobre todo para lo que Burton nos tiene acostumbrados.
Me ha gustado, pero de todos modos sigo viendo a Burton fuera de forma, medio oxidado desde que hizo el Planeta de los simios.

tomas dijo...

Gran comentario, esta ultima del Burton me ha gustado porque es mucho más adulta de lo habitual en el. Sobre todo Depp, esta genial, lo comprendes pero hasta te cae mal.

Higronauta dijo...

Le sigo teniendo mucho miedo, pese a su comentario favorable. El musical es tan soberbio que no se si Burton habrá conseguido estar a la altura...

Por cierto, como dato, en la versión original tampoco hay coreografía alguna.

Sam_Loomis dijo...

Tengo muchas ganas de verla, aunque usualmente desprecio los musicales, se que Tim Burton y Johnny Depp juntos rara vez decepcionan. A propósito, estoy en completo desacuerdo con llamar a "Sleepy Hollow" un 'fiasco', creo que es una de las mejores películas del cineasta. Pero, para gustos los colores.

Saludos

Marc dijo...

No puedo estar más de acuerdo.

Paukiddo dijo...

Qué voz que tiene el señor Depp!
La vi ayer, en parte impulsada por el comentario Demente, y la verdad es que me encantó.
Menudos regalitos de personajes que les ha hecho Burton a su colega y a su churri (a ésta especialmente)!

Eso sí, dos de mis acompañantes se durmieron... Los chicos y los musicales, ya se sabe :p

Luego les pegué, claro.

Milgrom dijo...

Pues desde mi humilde opinión, la verdad es que no veo diferencia alguna entre Sweeney Todd y Pesadilla Antes de Navidad o La Novia Cadaver, con la salvedad de que la primera está realizada con actores reales y no marionetas. Burton se me está haciendo muy cansino.

Homebala dijo...

Genial i molt recomanable. Encara que deixa'm recordar-te que els "fiascus" que el senyor Burton va encadenar abans de La Novia Cadáver (El Planeta de Los Simios, 2001; Big Fish, 2003; i Charlie y la Fábrica de Chocolate, 2005), són tots posteriors a Sleepy Hollow (1999), que a mi personalment m'encanta.
Torna-te-la a mirar, va...

Jorge dijo...

Gran reseña. No me gustan los musicales, pero con Deep y Burton juntos otra vez, y el estilo gore que mencionás, es de vision obligatoria.

Saludos, Jorge.

Nacho dijo...

Pues yo la vi hace poco y hacía mucho tiempo que no me aburría tanto. Mucha estética, pero desde Pesadilla... ya es un poco aburrido. Y si lo tomamos como musical, la verdad es que malo. La coreografía de las escenas (que no me refiero a bailes) es inexistente, las canciones se saldan con un par de primeros planos y cabando simpre mirando por la ventana. Es tan gore que cansa. Tim Burton ha hecho sus mejores películas contando cuentos, desde Eduardo a Charlie, Pee Wee o hasta Big Fish (aunque menos), pero cuando se pone gótico se vuelve lento y aburrido (Véase Sleepy Hollow, que recuerdo ahber visto en el extinto cine Don Quijote de Zgz con el cuarto hombre,y nos aburrimos los dos; la novia cadaver, Pesadilla en parte y Sweeney Todd).
D¡Leí que a Tim Burton no le gustan los musicales y que lo rodó por que la Bonham carter le habló de la historia. Se nota, porque no tiene ni idea de qué hacer con una cámara y una canción.
hasta pronto

Nacho dijo...

perdón, el cuarto hombre es el primer hombre. Es que últimamente me acuer4do mucho de Gurruchaga y la carta parte...

Möbius el Crononauta dijo...

A mi me gustó Big Fish, y Sleepy Hollow tenía momentos muy interesantes, nada de fiasco, aunque ninguna de las dos está a la altura de sus mejores obras.

Sweeney Todd me gustó también (no he visto las andanzas de Willy Wonka), aunque las escenas musicales me aburrieron por momentos, aunque eso no lo achaco directamente a Burton, sino más bien a que esas canciones me parecían aburridas. Coincido con Cuvric; para mí es buena película, pero sigo esperando su "next big thing", que a estas alturas no sé si llegará.

Me encantó la decoración de la biblioteca del juez Turpin. wicked!

Capri c'est fini dijo...

Hummm a mi me dejó un poco frío, tampoco es que no me gustara, la ambientación genial, los dos protagonistas también (especialmente Helena Bonham-Carter). Pero en conjunto creo que no me ha llegado del todo y eso que me gusta mucho Burton.

shampooo dijo...

pfff vaya una PESTE de peli, en serio, no le vi ninguna gracia, se va a llevar una de premios en mis peores del año...

Publicar un comentario

Mientras tanto, en Twitter...

Free counter and web stats