Matar o no matar: éste es el problema (1973)


Vincent Price alcanza cuotas de interpretación inusitadas dando vida a un actor de tercera que trama una compleja venganza. Este delicioso drama combina horror, comedia y teatro shakesperiano a partes iguales, en un cóctel capaz de satisfacer a todo el mundo, ¡críticos incluidos! Cansado de recibir críticas asesinas durante años, el actor shakesperiano, Edward Lionheart (Price) decide que ha llegado la hora de darles con el telón en las narices a sus críticos. El plan es simple, acabar con ellos utilizando métodos inspirados en las obras del gran maestro: un descabezamiento al estilo Cimbelina, un apuñalamiento a la manera de Julio César, y la intempestiva extracción de una libra de carne, inspirada en el Mercader de Venecia. Lo que demuestra, de una vez por todas, que el mundo es verdaderamente un escenario... ¡El escenario del crimen!


Hablar de esta película es hablar de Vincent Price, y hablar de Vincent Price es hablar del puto amo. Mito e icono de la cultura cinematográfica, pocos actores tienen tanto carisma como para justificar con su sola presencia no ya la existencia de una película, sino la de docenas de ellas, como es el caso. Este señor fue uno de los causantes de que la serie B viviera una época resplandeciente allá en los 60 y 70 y ha dejado tras sí un legado inigualable: “El hundimiento de la casa Usher” (1960), “El cuervo” (1963), “La comedia de los terrores” (1964) y “El abominable Dr. Phibes” (1971) por nombrar algunas.


“Matar o no matar” bebe precisamente de la fórmula de esta última, solo que en “El abominable Dr. Phibes” la dirección y la puesta en escena son soberbias y aquí, se quedan a medio gas. El director Douglas Hickox no le hace justicia a un guión que realmente tenía mucha miga.

Aun así, la peli es un divertimento muy recomendable, con mucho humor negro y altas dosis de mala baba. Price está estupendo en su camaleónica interpretación del actor venido a menos con tendencias homicidas, dándole ese tono paródico que necesita el personaje. Solo por verle a él, que elegantemente degolla y decapita críticos mientras cita a Shakespeare, ya vale la pena.



Esta película podría ser la pesadilla de cualquier crítico, y de hecho ha sido la mía. Llevo unas cuantas noches que en sueños veo a Ray Liotta algo trastornado… quiero decir más de lo habitual. Parece que clama venganza por ciertos artículos de este blog. Primero va a por elprimerhombre, que se está dando un baño con su patito de goma (al que llama Krzysztof) cuando el despiadado Liotta le pone una soga al cuello y lo ahorca. Sí, sí, como en Léolo.


Luego va a por elputocriticón, que se defiende con uñas y dientes como una hiena enjaulada, pero que acaba por sucumbir. Así que el perverso Liotta lo ata a una silla, le sujeta los ojos con un par de ganchos para que no pueda apartar la mirada (ya saben, como en “La naranja mecánica”) y en un pantalla gigante se dedica a proyectar cada una de las joyas de su filmografía: “Escape de Absolom”, “Operación elefante”, “Corina, Corina”… Una detrás de otra durante varios días y claro, elpobrecriticón va perdiendo la chaveta poco a poco. No hace falta decir que no volverá a escribir una mala crítica nunca más…


Y por último me toca a mí, Cecile B. Demente. Liotta se acerca al tocadiscos, pone Goblin a todo volumen, se enfunda unos guantes, coge unas tijeras y empieza a perseguirme a través de la campiña Suiza. Mi refugio es una vieja casa pero… ¡ay! este error me costará la vida. El despiadado Liotta me acorrala y clava sus tijeras en mi corazón. Me estrello contra una ventana donde sus afilados cristales rotos cortan mi cabeza que cae vertiginosamente hacia una cascada exterior. ¡Qué muerte más “Phenomena”! ¡Hay que ver qué humor más corrosivo se gastan los ex convictos!


La frase: “Los críticos solemos tener enemigos, Inspector. Digamos que son… gajes del oficio.”

Leer critica de Matar o no matar: éste es el problema en Muchocine.net

13 piquitos de oro:

Sesión Golfa dijo...

Pues no la he visto, lo reconozco, y te agradezco la recomendación, Cecile. Prometo verla en cuanto caiga en mis manos. Un saludo.

estanli cuvric dijo...

"Hablar de esta película es hablar de Vincent Price, y hablar de Vincent Price es hablar del puto amo. Mito e icono de la cultura cinematográfica, pocos actores tienen tanto carisma como para justificar con su sola presencia no ya la existencia de una película, sino la de docenas de ellas, como es el caso"

Sólo con esta frase, admirado Cecil B. Demented, ha conseguido usted que me arremange y empiece a bajarme a destajo la cinematografía completa de VINCENT PRICE.

Pedazo de post, vive Dios.

Ramón Ramos dijo...

A las películas nombradas de Liotta añadiría Turbulence. Creo que es un actor que ha dado más de sí en papeles secundarios como Uno de los nuestros, o Cop Land, que en papeles protagonistas.
Sobre Vincent Price cualquier cosa que diga sería repetir el post.
Saludos,

Psicodeliazombie dijo...

jejeje...exelenete post... a la busqueda de esta peli por la red.... gracias por las simpre interesantes recomendaciones...!!!

Cecile B. Demente dijo...

Señor Cuvric, la filmografía de Price es muy extensa y reconozco no haber visto ni la mitad de sus películas, pero ahora mismo, mis dos favoritas son "El abominable Dr. Phibes" y "El club de los monstruos", que las recomiendo con fervor.

Price era una máquina, hizo cine, teatro y televisión. Como curiosidad, decir que también es suya la voz profunda que sale en el Thriller de Michael Jackson, narrando aquello de "Night creatures call...".

elputocriticón dijo...

eh! puta mierda, que mi muerte es la más jodida y agónica! los demás la palmais sin sufrir sus pelis!!!

Aura dijo...

Que reseña tan "sui generis". Le felicito. En cuanto a la película, el tipo de humor me recuerda a la "Comedia de los Terrores" del grandísimo Jacques Tourneur. En cuanto a los crímenes... me ha vuelto loca pensando como moriría yo :)

Besos.

Tío Marvin dijo...

Usted lo ha dicho: el puto amo. Se merecería una lista, una review o algún tipo guía si no fuera porque su filmografía es muy, pero que muy extensa. Estaba hecho un currante de la talla de un Christopher Lee o un Klaus Kinski.

Cecile B. Demente dijo...

Sita Aura, aunque no la conozco demasiado, su lado erotómano salta a la vista, así que la veo sucumbiendo en alguna compleja peripecia sexual, lo que se conoce popularmente como una "muerte por kiki". Aunque mejor borrar de la ecuación al insufrible Liotta y poner a alguien más acorde con sus gustos... ¿Qué tal Silvia Kristel?

Mi querido puto, tal vez sería más rápido morir aplastado por un monolito gigante pero... ¿donde quedaría la épica? Y después de todo "Operación Elefante" es una peli Disney sobre el Vietnam, una especie de Platoon visto por el pato Donald, tan mala no puede ser, ¿no? (jojojojojo)

Ivan aka Imazur2002 dijo...

Yo me considero fan absoluto y fiel de Vincent Price, el señor Vicente nos ha dejado tras de si un legado en forma de cine fantástico que jamás podremos olvidar, he visto decenas y decenas de este gran genio, y siempre me sorprende con sus recursos, algo exagerados a veces, pero que demonios!, a los genios les permitimos eso y mucho más. A ver si hago un estudio a fondo de su obra un dia de estos en mi blog, que se lo merece sin duda.
Muy divertida reseña, un abrazo

Plissken dijo...

Otra pequeña joyita de Mr. Price. Y a mí que el argumento me recuerda a '7even...

Por otra parte, no importa cuántas operacioens elefante le queden por rodar al pobre Ray Liotta: él siempre será Henry Hill, el mafioso cocainómano que preparaba albóndigas de carne mientras lo vigilaba el FBI. Y eso ya es mucho.

Aura dijo...

Me pido a Brigitte Lahaie, una que es fetichista, oiga.
(risas)

nonasushi dijo...

Yo siempre he querido ser Vicent Price.
Saludos

Publicar un comentario

Mientras tanto, en Twitter...

Free counter and web stats