V. Los Visitantes. 1ª Temporada. (2009)

Lagarto, lagarto.

De un tiempo a esta parte, muchos han sido los que han visto en la televisión un refugio para la creatividad que, lamentablemente, se le negaba a la gran pantalla, más enfrascada en buscar resultados rápidos a partir de secuelas, precuelas y nuevos principios de trabajos anteriores. No obstante, rápidamente se ha contagiado la pequeña pantalla de la fiebre de remakes que acechan a su hermana mayor. Así pues, recientemente, nos han llegado nuevas revisiones de títulos antaño tan populares cómo: El coche fantástico, Sensación de vivir, Melrose Place o El prisionero. Y lo que te rondaré morena, que parece ser que la televisión USA ha encontrado una nueva gallina de los huevos de oro, por mucho que los resultados de audiencia de todos estos remakes tampoco han acabado de ser todo lo boyantes que en un principio se esperaba. Una de las últimas en subirse al carro ha sido “V”.

El argumento sigue siendo parecido al que ya conocíamos. Una raza alienígena de lagartijas gigantes, llegan a nuestro planeta tierra montadas en un mogollón de naves espaciales, bajo una apariencia humana y, a pesar de que en un principio aseguran llegar en son de paz, todo parece indicar que los bichejos ocultan oscuras intenciones. En esto de la apariencia humana la cosa tampoco ha evolucionado mucho desde la serie original, ya que los bichos en cuestión siguen usando una especie de disfraces de piel para simular tener una imagen más cercana a la de los humanos, de la que tienen en realidad. Y es que lo de los disfraces humanos aporta un punto kitsch que desentona bastante con el resto del tono estético de la serie.

Total, que la mayoría de la gente está encantada de la llegada de los visitantes (incluso los que viven en los edificios situados debajo de las gigantescas naves espaciales y que no volverán a ver entrar el sol por sus ventanas el resto de sus vidas), pero un reducido grupo de humanos no se acabarán de fiar y montarán una férrea resistencia compuesta por cuatro personas. No se rían, que menos da una piedra. El grupo en cuestión está formado por un sacerdote, una agente de policía (cuyo hijo empezará a tontear con una de las extraterrestres a quien los guionistas tienen la sana costumbre de dejar en ropa interior siempre que la ocasión lo permita, o no), un conocido terrorista que bombardea lo que haga falta a cambio de una cuantiosa suma de dinero y un desertor alienígena que lleva tiempo infiltrado entre los humanos. Este dato me volvió a crear dudas como espectador. Si las lagartijas éstas llevaban tanto tiempo preparando su entrada en escena, como para tener un buen número de infiltrados con apariencia humana, ¿porque se dedican a improvisar una y otra vez nada más llegar cómo si no tuvieran ningún tipo de plan al que aferrarse?

A pesar de las similitudes con su original, lo cierto es que muchas cosas han cambiado en este nuevo remake. Para empezar se ha perdido aquella estética tan potente (y tan '80, no nos engañemos) que ha sido sustituida por una mucho más fría, neutra e insípida; han desaparecido los crepados capitales de sus protagonistas (alabado sea el señor); y, una vez finalizada la primera temporada, aquí, de momento, nadie se ha papeado ningún roedor, momento que un servidor está esperando desde el minuto uno de la serie (para ser francos hubo un amago de ello, cuando uno de los personajes protagonistas se miró a una rata con cara de deseo, pero la cosa no fue a mayores). Otra de las cosas que ha cambiado ha sido el impacto social, porque todavía no he oído a ningún niño cantando encima del himno de España: “Diana, Diana, con cara de lagarto, cola de reptil, no sabe dirigir”. Los más viejos del lugar, sin duda, sabrán a qué me refiero.

Ver el nuevo “V” es como ver a un perro dando vueltas sobre sí mismo, buscando la mejor posición posible a la hora de tumbarse en el suelo. El problema es que una vez ya acabada la primera temporada (compuesta de doce episodios), el perro todavía está dando vueltas y uno, como espectador, ya empieza a perder la paciencia.

Y es que, después de un arranque esperanzador, con un episodio piloto bastante interesante, en el cual los “visitantes” llegaban a la tierra y se mezclaba la sorpresa de la población frente a la aparición de vida extraterrestre con una especie de fervor religioso hacia los recién llegados, la serie, poco a poco, ha ido perdiendo fuelle, girando sobre sí misma, sin acabar de dirigirse hacia ningún lado, dando bandadas sin demasiado sentido y con una continúa sensación de que la cosa se está alargando más de la cuenta. O se esfuerzan mucho de cara a la segunda temporada o la cosa está claramente sentenciada.

Resumiendo: Pobre remake que no acaba de carburar del todo y que, a pesar de un arranque prometedor, rápidamente empieza a desinflarse, incapaz de mostrar resultados interesantes.

4 piquitos de oro:

Einer dijo...

Joder macho, coincido en todo. Después de la primera temporada tengo la sensación de que no ha pasado nada. Y eso de que vayan improvisando... A mí para para lo único que me está sirviendo este remake es para despertar mis ganas de ver la original, que nunca llegué a ver.
Por cierto, para mí, lo mejor de la primera temporada es que los guionistas siempre dejen a Laura Vandervoort en ropa interior.
Un saludo.

Fran G. dijo...

Tal vez magnificamos las cosas que nos marcan de niños. En los 80's la audiencia de la televisión única se quedó pegada a la pantalla, imágenes imborrables, como la archiconocida de la mala de la serie dilatando su mandíbula para tragarse una rata viva, impactaron en nuestras retinas, y docenas de frases y gestos pasaron a formar parte del imaginario popular. Lo que pasa es que ahora se dispone de los medios para volver a contar la misma historia en condiciones, libre de aquel entrañable aspecto kistch ochentero que poseía la original. La sensación que deja el remake que se han marcado Sí, uno empieza a verla con cariño y expectación, se remueve en el asiento al ver situaciones conocidas llevadas a la pantalla con la suficiente espectacularidad, pero pronto empieza a notar cabos sueltos mal explicados. Nunca quedan suficientemente claras las motivaciones de nadie, no se acaba de comprender la existencia de lagartitos buenos, o cómo son capaces de encontrar atractivos a los humanos hasta llegar a enamorarse si para nosotros ellos son tan repulsivos. Según avanza la acción, los protagonistas se muestran poco atractivos, a excepción del antihéroe cínico interpretado por Charles Mesure. La sensación general es de una ligera indiferencia. Fastidiosamente, la puesta al día hace incidencia en elementos más místicos y se obvía toda la simbología nazi que tantas connotaciones daba a la serie original, quedando aquí sustituida por un sutil mensaje de cómo la sociedad civilizada debe defenderse del terrorismo con medios que no nos equiparen a los terroristas. El único hallazgo es la nueva malvada encarnada por Morena Baccarin. Su físico, su sonrisa enigmática, su hieratismo, sus desconcertantes parpadeos reptilianos, la forma de su cráneo y la manera en que mueve la cabeza, componen el inevitable foco de fascinación. Baccarin logra construir una villana más carismática la Dayana ochentera. De todos modos, las escenas de acción pretenden ser trepidantes, pero son tan mareantes como un carrusel. Eso sí, los efectos están bastante bien para ser una serie de televisión. Al final, la nueva V promete más de lo que ofrece y el entretenimiento inicial da paso a una trama excesivamente alargada, lenta y aburrida, como un coitus interruptus con el condón puesto. A los la vean con nostalgia les parecerá interesante, pero decepcionante. A los que no saben nada de la original, V les resultará un entretenimiento curioso, pero finalmente poco satisfactorio. Ni siquiera el supuesto dramático cliffhanger final es lo suficientemente impactante.

Cinemagnific dijo...

Soy por lo normal enemigo casi radical de los remakes, y con esto creo que ya se pasan. Nada interesante, y por lo que cuentas, ya hasta menos.

Anita dijo...

Por lo menos no estan todos muertos y lo sabes desde la primera temporada como en Lost y vaya críticas buenas tenía.... criticar un trabajo sin ver el final, puede ser arrogante.
Una cosa es un remake y otra cosa una copia idéntica.... absurdeces las justas. Somos muchos los que deseamos ver la segunda temporada íntegra. Respecto al comentario "no se acaba de comprender la existencia de lagartitos buenos, o cómo son capaces de encontrar atractivos a los humanos hasta llegar a enamorarse si para nosotros ellos son tan repulsivos." ¿¿tu has visto la serie de los 80??? porque entonces había un lagarto vegetariano, otros buenos (la 5ª columna), Elisabeth, hija de un lagarto y Robin; e incluso Diana en un capítulo intenta conquistar a Donovan y le indica que ha sido adiestrada en las artes amatorias humanas.....
Respecto al comentario "Fastidiosamente, la puesta al día hace incidencia en elementos más místicos y se obvía simbología nazi que tantas connotaciones daba a la serie original, quedando aquí sustituida por un sutil mensaje de cómo la sociedad civilizada debe defenderse del terrorismo con medios que no nos equiparen a los terroristas." uffffffff.....desde luego es de agradecer que no se haga apología del nazismo en ningun medio de comunicación y a quien le pique, que se rasque. Si solo te quedas con la Sra. Baccarin: "Su físico, su sonrisa enigmática, su hieratismo, sus desconcertantes parpadeos reptilianos, la forma de su cráneo y la manera en que mueve la cabeza, componen el inevitable foco de fascinación." en mi opinión tu serie es Californication....no se qué haces viendo V.
Y respecto a "A los la vean con nostalgia les parecerá interesante, pero decepcionante. A los que no saben nada de la original, V les resultará un entretenimiento curioso, pero finalmente poco satisfactorio. " gracias por ahorrarnos pensar a los demás, pero yo he visto la ochentera en los 80 y sinceramente , son distintas, la originalidad no puede brillar en un remake, porque claramente es un "remake", si no te gusta la serie, es respetable, pero hay mucha gente que le gusta y algunos puntos de tus razonamientos, Fran G., en mi opinión, no se sostienen.

Publicar un comentario

Mientras tanto, en Twitter...

Free counter and web stats