Grandes monólogos cine (XXXVII)



Buen monólogo de Kenneth Branagh en una escena de Enrique V (1989), adaptación de la obra de Shakespeare que él mismo dirigió.

"(...) Porque aquél que hoy vierta su sangre conmigo, será mi hermano, pues por muy vil que sea, este día ennoblece su condición, y los caballeros ahora en sus lechos de Inglaterra se considerarán malditos por no estar aquí y tendrán su hombría en baja estima cuando oigan hablar a aquél que haya luchado con nos ¡el día de San Crispín!".

0 piquitos de oro:

Publicar un comentario

Mientras tanto, en Twitter...

Free counter and web stats